CAPITAL FEDERAL - El expresidente de Bolivia Evo Morales llegó a Argentina hace casi dos meses tras el estallido político y social en Bolivia en el que se acusó a su partido de haber cometido fraude. En su estadía en la Argentina tuvo encuentros con varios dirigentes sindicales locales. Ayer domingo fue, una vez más, el turno de Pablo Moyano, secretario adjunto del gremio de Camioneros.

Morales y Moyano jugaron al fútbol en el predio del Club Social y Atlético Camioneros. "Hoy recorrimos las hermosas instalaciones del Club Camioneros, un lugar increíble para el deporte, y jugamos un partido con Pablo Moyano por la unidad de los pueblos y para afirmar que los países tienen que vivir en democracia para garantizar los derechos", dijo Morales.

El líder del Movimiento al Socialismo (MAS) añadió: "Tengo un profundo agradecimiento al Sindicato de Camioneros por su apoyo, y a Pablo y Hugo Moyano por el acompañamiento que estamos recibiendo".

Hace unos días, Pablo Moyano había recibido a Evo Morales junto a distintos gremios pertenecientes al Frente Sindical en la sede central del Sindicato de Camioneros de Buenos Aires.

Primer cruce

El gremio que conduce Hugo Moyano mostró apoyo en el inicio de gobierno de Alberto Fernández y ya surgió el primer cruce: no aceptan el aumento fijo que impuso el gobierno y quieren "paritarias sin techo".

En el comunicado que difundió el gremio que hizo de anfitrión dijeron que participaron dos equipos integrados por argentinos y bolivianos como "simbolización de la unidad de los países hermanos y en apoyo a Morales tras el golpe de Estado que padeció hace pocos meses". Por su parte, Pablo Moyano sostuvo: "Al hermano Evo Morales le agradezco por su visita y por compartir una mañana deportiva que para todos los presentes significa un momento único".