RÍO NEGRO (ADNSUR) - Ayelén Cervin y su marido actualmente venden churros en la Ruta 65, pero habían iniciado un emprendimiento en marzo pasado con la idea de poder vivir de ello hasta que lamentablemente las deudas comenzaron acrecentarse. 

 

Buenas tardes!! Me encuentro en una situación desesperante. No conseguimos trabajo ni mi marido ni yo y tenemos una...

Publicado por Aye Cervin en Miércoles, 23 de octubre de 2019

"¡Buenas tardes!  Me encuentro en una situación desesperante. No conseguimos trabajo ni mi marido ni yo y tenemos una deuda importante que cubrir antes que pase a mayores en estos días, motivo por el cual, he decidido vender un riñón. El que nos conoce sabe que hacemos miles de cosas para vender pero con eso sólo nos alcanza para cubrir los gastos diarios de nuestra familia y del alquiler del dpto donde vivimos. Sé que la venta de órganos es ilegal y más de uno me va a juzgar por esta actitud pero realmente no encuentro otra solución. ¡Estoy desesperada! Agradezco desde ya, a quiénes puedan compartir este posteo", dice el posteo en Facebook. 

En agosto, la panadería "Abuela María Isabel" cerró pero las deudas continuaron incrementándose. 

Tanto Ayelén como su marido se encuentran sin trabajo actualmente y la desesperación llevó a la mujer a realizar un posteo, en donde relató su angustiante realidad, y a incluso ofrecer un riñon a cambio de 300 mil pesos, que es la deuda mayor, contraída por el alquiler donde estaba la panadería.

Ayelén le contó su situación a Telefé Neuquén: "Tengo una deuda muy grande que pagar; tuvimos que cerrar la panadería. Tengo 300 mil pesos de deuda. En marzo comenzamos el emprendimiento y en agosto cerramos".

"Habíamos conseguido un crédito y con eso abrimos la panadería, siempre con la intención de crecer, pero la situación no nos ayudó, nos endeudamos con el alquiler y los gastos de luz y gas", añadió. 

Según publicó este jueves diario Río Negro, días atrás ella y su marido vendieron empanadas y muchos amigos y vecinos le compraron para ayudarla. Ahora vende churros con dulce de leche en la ruta 65.

"No tenemos trabajo ninguno de los dos, mi marido sólo reparte agua en Cipolletti y apenas alcanzamos a pagar el alquiler", detalló.

Sobre su publicación en Facebook, Ayelén indicó que tuvo consultas: "Ayer una chica me preguntó cuánto valía mi riñon porque ella esta en lista de espera, y le dije que yo necesito pagar mi deuda, así que vale 300 mil".

"Averigüé en internet y vale más de dos millones pero yo quiero pagar mi deuda; sé que es ilegal, y que me van a juzgar pero bueno es mi situación", sostuvo la mujer ante su desesperante situación y finalizó: "Tengo que pagar cuotas de 25 mil pesos por diez meses más".