CÓRDOBA -  Verónica Campos era la jefa de inspectores de la Municipalidad de Villa Giardino, en Córdoba. O sea, la encargada de controlar el cumplimiento de la cuarentena por coronavirus. Aunque hace 6 meses que no se pueden realizar reuniones (mucho menos fiestas) en esa provincia), Campos festejó el cumpleaños de su perrito Lulu, con invitados y todo.

"Yo no puedo seguir por ética al frente del Centro de Operaciones de Emergencia, cuando no se están cumpliendo las normas por parte de quienes tenemos que hacerlas cumplir", fue la palabra del jefe de Campos, Norberto García, y presentó su renuncia al cargo. 

El intendente de Villa Giardino, Omar Ferreyra, dijo que la inspectorafue separada de su cargo hasta que “se aclare la situación”. Y que, tras una investigación, se tomarán las medidas que correspondan.

En cuando al jefe del área, García, le aceptó la renuncia y anunció que lo reemplazará el titular de Defensa Civil.

El domingo pasado el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba autorizó las reuniones familiares de no más de 10 personas. Pero el cumpleaños del perrito Lulu había sido festejado con toda pompa el sábado anterior.

En su estado de WhatsApp, Campos publicó la invitación para el festejo del cumple de Lulu, que finalmente se hizo el sábado pasado en su casa.

Los invitados podían ir con sus mascotas… Pero los vecinos la denunciaron.

Y fue García, el por entonces titular del COE, quien fue hasta la casa donde se había radicado la denuncia: ahí vivía su subordinada.

"Fui yo el que estuvo en el lugar, no descendí del auto, pero inmediatamente informé de quién se trataba. Desde afuera puedo asegurar que era una reunión con varias personas", reconoció el ahora ex funcionario.

Fuente: Clarín