CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Una mujer ordenaba el armario en su casa rural en Europa y encontró un raro jarrón chino, casi en perfecto estado. Al tiempo, descubrió que en una subasta puede llegar a valer 10 millones de dólares. Guardado durante mas de 60 años en un placard, era una obra de arte de la dinastía Qing datada del siglo XVIII.

Una mujer de 80 años es la dueña de esta pieza que, al momento de encontrarla, estaba cubierta de polvo en un armario y llamó a un especialista en arte, Bosch van Rosenthal de Ámsterdam para ver que era.

El experto quedó impactado a la primera vista de ese jarrón y se puso en contacto con la casa de subastas Sotheby’s en Asia, donde el presidente de la misma, Nicolas Chow, viajó a Países Bajos para poder esta pieza, según publicó La Cien. 

“Un día recibí un email y vi un jarrón extraordinario. Sólo por la manera como estaba decorado, era bastante obvio lo que era, así que tomé un avión rápido y viajé a esta casa en Europa. Sobre la mesa estaba ese florero, bastante polvoriento, y sin embargo una obra olvidada de porcelana de Qing”, contó el hombre a los medios. 

Los fanáticos del arte llegaron a la conclusión que la vasija fue fabricada en 1742 o 1743 bajo la supervisión del porcelanista Tang Ying y estuvo guardada en el palacio de la Ciudad Prohibida de Pekín donde el emperador se reunía con sus altos consejeros.

La casa de subastas Sotheby’s en Hong Kong tiene en venta el jarrón con un precio entre 70 y 90 millones de dólares hongkoneses (entre 9 y 11,6 millones de dólares).