MADRID (ADNSUR) - Además de en Europa, la ola de calor batió récords en la costa pacífica de Estados Unidos donde, a causa de las altas temperaturas, numerosos mejillones quedaron cocinados dentro de sus cáscaras en Bodega Bay, un cabo localizado en el norte de California.

Este calor fue suficiente para que los mejillones de la zona, que quedan expuestos a las altas  temperaturas cuando baja la marea, se cocinaran vivos dentro de sus conchas.

"Es la mayor cantidad de mejillones muertos que hemos visto en este lugar en los últimos 15 años”, explicaba a The Guardian la coordinadora de investigación de la reserva marina Bodega Bay, Jackie Sones.

El caso no es aislado. La especialista manifestó que otros investigadores también la habían informado sobre una cantidad similar de muertes a lo largo de las 140 millas de costa del estado, informó La Vanguardia e

El aumento de la temperatura de la superficie del mar se vincula a la muerte de algas, aves marinas y mamíferos, así como a las migraciones y el movimiento de especies.