CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Noelia Rearte y Yanel Castella tienen 33 años, son de Arrecifes y se conocen de toda la vida. A los 28, con apenas tres meses de diferencia, ambas fueron diagnosticadas con la enfermedad. Ahora, tras superarla, contaron su experiencia. 

“Un día viene Yanel, mi mejor amiga, a contarme que le habían diagnosticado cáncer de mama. Yo no lo podía creer. Lo primero que pensé fue: ¿Por qué ella? No sé por qué, pero yo tenía antecedentes familiares, mi abuela, mi mamá y ella no tenía ningún tipo de antecedente”, contó Noelia, que conoce a Yanel de toda la vida; juntas nacieron en Arrecifes y prácticamente, se criaron juntas. 

Aunque parezca mentira, tres meses después de que Yanel comenzara su tratamiento, ella se encontró una bolita dura en uno de sus pechos. “Me lo descubrí mientras me estaba duchando. Sabía que algo no estaba bien así que al día siguiente llamé al médico para hacerme los controles”, contó Noelia a Telefé.

Yanel dijo que se lo detectó porque le "empezó a sangrar un pezón" y de inmediato acudió al médico. "En ese momento me dijeron que me tenía que hacer una mastectomía total", dijo. 

 

 

Noelia aseguró que se había hecho los controles de rutina hacía dos meses. "En ese momento, el médico me dijo que estaba todo bien que volviera en un año -recuerda-. Pero yo sabía que eso que tenía no era normal, así que no dudé y volví a consultar: efectivamente era cáncer de mama”.

“Más juntas que nunca. Vamos de la mano, vamos juntas. Si vos podés, yo puedo”, así resumió Noelia el espíritu con el que ambas encararon al cáncer. Lo hicieron siempre comunicadas con un mismo idioma, pese a que una estaba en Buenos Aires y la otra en Arrecifes.

“Era todo el tiempo estar consultándonos. Si ella me hablaba de una tomografía, yo sabía exactamente de qué me hablaba. Íbamos atravesando lo mismo. Éramos una consulta mutua permanente”

El tratamiento para Noelia incluyó la extirpación del tumor, seis meses de quimioterapia y un mes de rayos. “Para mí ése fue un período de pausa en mi vida. Es detenerte un poco a pensar en vos misma, en ver qué es lo que necesitás cambiar y ocuparte de vos, básicamente”. 

Yanel, por su parte, atravesó una mastectomía total de una de sus mamas y 6 meses de quimioterapia.

Con el apoyo de sus  familias y amigas sumado a una actitud positiva como ingrediente indispensable, Noelia atravesó todas las etapas del cáncer y descubrió una fortaleza que hasta ella desconocía, mientras que Yanel siempre intentó mantenerse con una sonrisa. 

Hoy, Yanel y Noelia están a pocos de meses de pasar los 5 años desde la finalización de sus tratamientos, período que se conoce como de riesgo. Ambas se siguen realizando controles dos veces al año. Yanel se reconstruyó la mama. Ambas son contundentes en el mensaje para las demás mujeres: “Es muy importante realizarse los chequeos, siempre, y más cuando hay un síntoma como el mío. El cáncer detectado a tiempo, salva vidas”, indicó Yanel en contacto con Telefé Noticias.

“A las mujeres que no se realizan controles, les diría que se ocupen y se preocupen de su salud. Un chequeo les puede llevar un par de horas y te puede salvar toda la vida. El cáncer agarrado a tiempo se cura”, manifestó Noelia.

La especialista en diagnóstico por imágenes, Dra. María Constanza López Fragoso, indicó que "se recomienda realizar una mamografía basal a los 35 años y luego de los 40 años, una por año para ir comparando” los resultados. 

 

Son mejores amigas y con apenas tres meses de diferencia, Yanel y Noelia fueron diagnosticadas con cáncer de mamaSon mejores amigas y con apenas tres meses de diferencia, Yanel y Noelia fueron diagnosticadas con cáncer de mama
Son mejores amigas y con apenas tres meses de diferencia, Yanel y Noelia fueron diagnosticadas con cáncer de mama

 

“El autoexamen mamario es importante ya que permite a la paciente conocer cómo son sus mamas y va a ser posible de esta manera que ella detecte, cualquier diferencia que note y poder contactarse con su mastólogo pero, sin embargo, no reemplaza a la mamografía ni a la consulta con su médico”, agregó la profesional. 

Sobre las mujeres que no se hacen los estudios a tiempo, consideró que "muchas veces es el miedo y el desconocimiento”, aunque también los dejan de lado por falta de tiempo ante el cuidado de los hijos, el hogar, el trabajo y hasta situaciones de vergüenza. 

La doctora resaltó el avance que hubo en materia de tratamientos contra el cáncer de mama. “La detección temprana va a permitir atacar la enfermedad en un estadio más inicial siendo mucho menos agresivo y con una mejor calidad de vida y sobrevida para la paciente”, concluyó.