CAPITAL FEDERAL - El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, planea flexibilizar las regulaciones migratorias y fiscales para seducir a argentinos de alto poder adquisitivo y empresarios y que se muden al vecino país. La finalidad es atraer inversiones y capitales de la Argentina.

El jefe del Partido Nacional y sucesor de Tabaré Vázquez, quien asumirá su cargo el 1 de marzo, anunció que pretende facilitar la residencia legal de los inmigrantes, dándoles beneficios fiscales para que puedan llevar sus capitales al país durante los próximos cinco años.

 

 

"Yo primero voy por la familia. Después que estén las familias, van a poder traer la plata", dijo el mandatario entrante y añadió: "Si tenemos seguridad pública, certezas a largo plazo, el país se va a convertir en un lugar de destino del cono sur y también del mundo", remarcó.

"Flexibilizaremos alguna norma banco-centralista que dificulta mucho el ingreso de capitales", anunció. 

Según el diario uruguayo El Observador, el plan de Lacalle Pou, informó busca "reducir los montos que se exigen de patrimonio en bienes inmuebles o en inversiones para facilitar la obtención de la residencia fiscal. Con este tipo de residencia la persona extranjera pasa a tributar en Uruguay y le sirve para dar de baja su residencia fiscal en su país de origen", detalló. 

Por su parte, el futuro ministro de Turismo del vecino país, Germán Cardoso, agregó que la idea del gobierno entrante es atraer a "altos consumidores o contribuyentes de alta calidad" de la Argentina y que es necesario "analizar incentivos" para seducir a ese perfil de inmigrantes, publicó La Nación.