El disparo a un puma y el video que se viralizó en las redes sociales, despertó polémica entre en torno a la matanza de estos animales y lo qué sucede en el campo con la producción. Algunos cuestionaron a quienes dispararon, y otros recordaron que los pumas son los principales depredadores del campo. Lo único cierto, es que aún no sabe quiénes son los autores y en qué contexto le dispararon al animal, en la zona de El Trébol.

Osvaldo Luján, presidente de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia, en diálogo con ADNSUR, consultado por el tema, defendió el control de los depredadores en el campo, pero repudió la caza indiscriminada.

“Hay todo un trabajo que se está haciendo entre los productores y el Ministerio de Ganadería de la provincia con respecto a una capacitación sobre el control de depredadores” - explicó - “Mi opinión personal, y de la institución, es que lo que hacemos es un control de los depredadores en función del ataque de los animales a la hacienda; no es que se sale a cazar al puma indiscriminadamente, y si esto lo están haciendo algunos no es algo que nos guste y consideremos que este bien. Lo que se hace es un control en cada establecimiento ganadero en que puma ataca directamente la hacienda”.

Luján asegura que hoy el puma es “uno de los principales problemas del sector productivo”, y advierte, en ese sentido, que “la cantidad de depredadores que existen va en aumento y uno ve como diezma la hacienda”. 

Por eso no duda en afirmar que si ellos mostraran las fotos del daño que hace este felino ocurriría el efecto contrario.

“Así como existen fotos de un puma podríamos poner las fotos de la cantidad de animales que un puma mata en una noche; más de 20 o 30 animales y ovejas que no utiliza para comer, sino por daño nomás”.

“EL QUE NO MATA ES EL MEJOR SEGURO”

La problemática preocupa a diversos sectores, no solo al campo. Hace poco tiempo, Manuel Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre, mostró su preocupación por el tema, principalmente porque en Chubut está vigente la Ley Provincial XVII-52, que promueve y recompensa la caza de zorros colorados y pumas por considerarlos depredadores de ganado. 

En una nota que publicó La Nación en agosto del 2021, Jaramillo aseguró que “no más del 20% de los pumas matan ovejas”, y en ese sentido, advirtió: “Si se elimina a alguno del 80% restante, puede venir otro que sí tenga esa costumbre, como los maduros desplazados, los jóvenes inexpertos o las hembras que enseñan a cazar a las crías. Entonces el puma que no mata es el mejor seguro”.

Para Luján la polémica se genera porque todo depende de cómo se quiera ver. “Son dos cosas distintas: una cosa es la matanza y otra el control que se realiza para seguir produciendo. Acá también hay que elegir porque la oveja sigue siendo el único sistema productivo que existe en el interior chubutense, como en toda Patagonia, y es lo que posibilita que exista gente trabajando y haciendo soberanía estando en el lugar. Pero se trata de hacer un control adecuado, porque no estamos hablando de matanza ni exterminio, porque hay depredadores que no atacan la hacienda, que son de paso y siguen comiendo lo natural, matando a la liebre u otro animal. Entonces el tema es saber hacer un control con distintas herramientas que pueden ser disuasivas”.

En este sentido, el presidente de la Rural asegura que en muchos campos están usando perros pastores para controlar al depredador, “ya que marca un territorio y el puma se aleja del territorio de la oveja”. Sin embargo, advierte que este no es el único problema del campo. “El puma y el zorro son dos predadores, y el guanaco es un competidor importante y cada día con mayor cantidad, no solamente en pasturas sino en un alimento vital como el agua. Aparte destroza todo lo que se hace en las aguadas y a veces hasta las elimina a través de su intervención”, señaló.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!