COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Por Raúl Figueroa) - El precio medio del barril de la OPEP acumula bajas importantes desde el inicio del mes de febrero, tras las subas acumuladas hasta enero último, con más del 21% de recupero en el último año transcurrido. El WTI cotizaba este viernes en u$61,34 y el Brent –que se toma como referencia en nuestro país- en u$64,33, tras haber orillado los 70 dólares durante el mes pasado, con un retroceso de casi el 7%.

Como un barrilete a merced de vientos cruzados, el precio del barril de crudo no termina de consolidar una tendencia estable. Por eso tal vez adquiere mayor magnitud la apreciación de Jorge Ávila, semanas atrás, en diálogo con ADNSUR: “no le pedimos a las operadoras que hagan sus planes por 60 ó 70 dólares, porque después baja y queda todo en el aire. Les pedimos que proyecten a 50 dólares por barril”, dijo entonces el líder petrolero, tomando a la austeridad como punto de partida para evitar falsas expectativas o cimbronazos abruptos.

Según se planteó sobre fines del año pasado desde ámbitos ministeriales y sindicales, en 2018 se apunta a contar con alrededor de 18 ó 20 equipos de perforación en Chubut, lo que implicaría una suba superior al 30% respecto de los 15 ‘drilling’ que trabajaron durante 2017. Con Santa Cruz consolidando la baja de alrededor de 700 puestos laborales al otro lado de la cuenca, la perspectiva en las áreas chubutenses aparecía como de mayor estabilidad, más allá de que el ‘goteo’ aquí tampoco se detuvo.

 SUBAS Y BAJAS

Tras haber orillado los 70 dólares desde mediados de enero pasado y en base a una suba sostenida durante los 12 meses anteriores, el crudo Brent retrocedió casi 7% durante los primeros 15 días de febrero. La baja impactó en el WTI, en alrededor de un 6%, mientras que los analistas internacionales dan cuenta de dos posibles causales: un momentáneo exceso en la oferta y, principalmente, los renovados temores de que Estados Unidos siga inundando el mercado con su producción shale, claramente favorecida ahora con los precios más elevados.

De todos modos, el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, ha argumentado que la baja es sólo temporal y que la caída no será hasta los 30 dólares, como ocurrió a principios de 2016.

Sin embargo, la experiencia de los últimos años muestra que nadie tiene certezas en este tema: Estados Unidos es hoy el segundo productor de crudo, por debajo de Rusia y por encima de Arabia Saudita, con más de 10 millones de barriles diarios. Alcanzó esos picos de producción con un barril de crudo por debajo de 40 dólares y logró hacerlo rentable, pese a los mayores costos que implica la explotación de no convencionales: una lección demasiado dura, o una vara demasiado alta, para los maduros campos argentinos.