A la hora de evaluar los rendimientos de los instrumentos más conservadores para tratar de cubrirse de la inflación, el plazo fijo tradicional logró imponerse durante la temporada estival, tras comenzar a acortar diferencias desde septiembre pasado, tal como venía advirtiendo ADNSUR.

En la primera parte del año pasado, el plazo fijo UVA había obtenido resultados más elevados, porque se ajusta por inflación. Sin embargo, a partir de la suba continua de la tasa de interés, en los últimos meses  aquella tendencia empezó a revertirse, llegando casi al ‘empate’ en el último trimestre de 2022.

Sin embargo, la cosa no quedó ahí, por lo que el plazo fijo tradicional arrancó ganando en el primer trimestre de 2023, como se verá en el siguiente ejemplo que presentamos en este informe exclusivo.

Una carrera entre dos depósitos idénticos, realizados en la misma fecha

Hay que recordar que una de las características del plazo fijo UVA es que el depósito debe permanecer inmovilizado por un mínimo de 90 días, pudiendo extenderse a 180 días, pero si el ahorrista retira el dinero antes de los 3 meses, sufre una penalización en la que pierde parte del rendimiento ofrecido.

El plazo fijo tradicional le ganó al plazo fijo durante el verano: ¿Qué pasará en el otoño?

Por eso, vamos a reflejar el ejemplo de un lector de ADNSUR que hizo el ejercicio de colocar dos depósitos, por 100.000 pesos cada uno, el día 5 de diciembre último, para cada tipo de plazo fijo, respectivamente.

Por un lado, colocó el plazo fijo UVA a 90 días, cuyo rendimiento evolucionó del siguiente modo. Además de iniciar el depósito con $100.000, este instrumento suma un interés adicional del 1% anual, que al aplicarse proporcionalmente sobre el trimestre, redunda en otros $250.

Con ese capital inicial, entonces, el ahorrista constituyó el depósito, que como hemos informado en otras oportunidades, se conforma con la compra de unidades UVA. Según el sitio oficial del Banco Central de la República Argentina, el día 5 de diciembre el valor de esas unidades era de $176,35, por lo que el capital inicial permitió la compra de 568,5 unidades UVA.

Al retirar el depósito, el lunes 6 de marzo, el valor de cada unidad era de $205,97, por lo que el ahorrista pudo recuperar un total de $117.093, lo que surge de multiplicar la cantidad de unidades por el valor de ese día. De este modo, el ahorrista obtuvo un rendimiento del 17,1%.

Por otra parte, el plazo fijo tradicional tuvo un rendimiento mensual promedio del 6,2% (algunos bancos ofrecen una tasa algo menor, por lo que conviene comparar esas variaciones), por lo que al capital el más los intereses durante los 3 meses, el ahorrista retiró el lunes 6 de marzo un total de $119.102.

Así, el plazo fijo tradicional, con un 19,1% de interés acumulado en el trimestre, pudo superar al plazo fijo UVA.

Si la inflación vuelve a subir, el resultado cambiará en los próximos meses

Los lectores de esta sección podrán notar que el cambio no está en el plazo fijo tradicional, ya que la tasa de interés se mantuvo constante desde el 15 de septiembre pasado, cuando el Banco Central aplicó la última suba, hasta el actual 75% nominal anual.

De ese modo, el rendimiento trimestral del plazo fijo, haciendo interés compuesto, oscila en torno al 19%, pudiendo variar algunas décimas, según se tome una tasa mensual del 6,2 ó el 6,25%, que es lo que surge de dividir los 75 puntos en 12 meses.

Lo que ha cambiado, entonces, es el plazo fijo UVA, que al actualizarse por inflación, está reflejando un rendimiento que carga la merma del Indice de Precios que hubo en la última parte de 2022. Hay que recordar que el sistema considera los 45 días previos a los que se realiza el depósito, por lo que al constituirse el depósito el 6 de diciembre último, tomó en cuenta la inflación de noviembre, que en ese período había bajado al 4,9%. Y hacia delante, tomó en cuenta los 24 días de diciembre, con una inflación del 5,1% y otros 20 días de enero, con un índice del 6%.

 Esto significa que si la inflación vuelve a niveles del 6 ó 7%, como lamentablemente podría ocurrir en febrero y marzo, el plazo fijo UVA en los próximos meses volvería a quedar por encima del tradicional. Salvo que, una vez que se conozca el Indice de Precios al Consumidor la próxima semana, el Banco Central vuelva a elevar la tasa de interés, según se especula en círculos financieros.

Así, a la hora de proyectar cuál de las dos opciones podría ser mejor en el trimestre otoñal, convendría esperar a que se conozca esa definición la próxima semana. Después, se podrá hacer una estimación de posibles rendimientos en base a la calculadora que ya hemos presentado en esta sección, pero que retomaremos en un próximo informe.  

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer