MADRID - El cantautor español Joaquín Sabina salió con éxito de la operación de urgencia a la que fue sometido tras caerse durante un concierto mientras cantaba junto Joan Manuel Serrat en la sala Wizink Center de Madrid, el pasado miércoles. En cuanto despertó de la anestesia, el músico lo primero que expresó fue: "Yo quiero fumar".

El cantautor fue operado de un derrame cerebral producto del fuerte golpe que recibió en la cabeza cuando cayó al vacío. Ahora, se encuentra estable y recuperándose. Quien salió a dar la noticia fue su amigo Benjamín Prado, el reconocido poeta con el que compuso “Lo Niego todo” el último álbum que publicó en 2017.

 

Sabina seguirá internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La caída desde el escenario le provocó varios traumatismos, uno craneoencefálico y otros dos en el hombro izquierdo y en tórax.