En su primer discurso del año, el Papa Francisco lanzó una polémica donde afirmó: “Hoy vemos una forma de egoísmo. Vemos que algunos no quieren tener hijos. A veces tienen uno, y ya, pero, en cambio, tienen perros y gatos que ocupan ese lugar”, subrayó el papa durante la audiencia en la sala Pablo VI.

“Tener un hijo siempre es un riesgo, ya sea natural o adoptado. Pero más arriesgado es no tenerlo. Más arriesgado es negar la paternidad, negar la maternidad, ya sea real o espiritual”, remarcó.

El papa volvió a criticar el llamado “invierno demográfico” y la “dramática caída de la natalidad” que se registra en numerosos países occidentales y por ello instó a tener hijos o a adoptarlos. En ese sentido dijo que la adopción “está entre las formas más altas de amor” y pidió a las autoridades aligerar sus trámites.

“Deseo que las instituciones estén siempre listas para ayudar, vigilando con seriedad, pero también simplificando el procedimiento necesario para que se pueda cumplir el sueño de tantos pequeños que necesitan una familia y de tantos esposos que desean donarse en el amor”, afirmó Francisco.

Además, dijo que “este tipo de elección está entre las formas más altas de amor y de paternidad y maternidad. ¡Cuántos niños en el mundo esperan que alguien cuide de ellos! Y cuántos cónyuges desean ser padres y madres”, indicó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!