CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El coronavirus golpeó a casi todas las actividades, y una de las más afectadas fue el turismo. En ese marco, la naturaleza reclama sus derechos en ciudades que parecen vaciadas de habitantes. Tras la cuarentena decretada en toda Italia, eVenecia, por ejemplo, el agua de los canales se vuelve cada día más cristalina, dejando ver a los peces nadando. Y como se acabó el intenso tránsito de barcos, los cisnes y patos se adueñan del lugar. 

 

Kaveri 🇮🇳 on Twitter

 

“Este es un efecto inesperado de la pandemia: el agua que fluye por los canales de Venecia es clara por primera vez en mucho tiempo. Los peces son visibles, los cisnes regresaron”, escribió en Twitter la usuaria Kaveri.

El alcalde de Venecia explicaron que el nuevo color del agua se debe a que, al no ser removida por los barcos, los sedimentos se depositan en el fondo de los canales y cambia su típico tono verdoso. Además, dijeron que el aire de la ciudad si se siente más limpio debido ante la falta de vehículos, según informó TN este miércoles.

 

 

El parate general del turismo, que representa el 13% del PBI italiano y emplea a cerca de un millón de personas, representa un fuerte golpe para la economía del país.

Después de China, Italia es el país más afectado por el coronavirus. Con más de 2.500 muertos y 31.500 casos casos confirmados, se convirtió en el principal foco activo de la pandemia.