COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El resultado podría haber sido otro si las 3 dotaciones de bomberos no hubiesen llegado a minutos del llamado de alerta. La señora que vivía en la casa de los cuidadores, en el predio del Chalet, observó que salía humo de unas de las ventanas del primer piso y dio aviso, eso evitó que las perdidas fueran mayores.

“Para nosotros fue algo increíble porque era un edificio tan bien construido y aparte estaban todas las medidas de seguridad, la revisión del sistema eléctrico, estaba todo en condiciones como para que eso no sucediera”, relató Claudio Pascal, su director.  

Y agregó: “Estuvimos 1 año bajo las directivas de la Ley Fonseca del Museo Garcés e hicimos la recuperación.  Dos personas trabajamos un año completo para limpiar objeto por objeto, desarmarlo, volver a armarlo fue todo un trabajo bastante intenso”.  

 

Voces del pasado

Por sus pasillos pasaron presidentes nacionales e internacionales, embajadores, integrantes de las fuerzas armadas, ministros y representantes de empresas internacionales. El Sha de Persia Reza Pahlevi y su esposa Farah Diba quizás sean los personajes más emblemáticos que allí se alojaron.

Su estadía se produjo en 1965 y solo duró unas horas, pero en la ciudad tuvo tanta magnitud la visita que se llegó a colocar grifería de oro en el baño de la planta baja. También personalidades como Pedro Eugenio Aramburu, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Juan Carlos Onganía, Alejandro Lanusse, Jorge Rafael Videla, Leopoldo Galtieri y Raúl Alfonsín fueron algunos de los presidentes argentinos que se alojaron en ese hermoso espacio.

“Son 100 años de historia, muchos personajes y mucha gente que estuvo, muchos eventos. Nosotros cuando escuchamos algún ruido q no tiene explicación sobre todo cuando estamos trabajando diariamente en el edificio lo adjudicamos a la presencia podría ser de (Enrique)  Mosconi”, cuenta Pascal que en 2006 se hizo una experiencia de teatro llamada “sicofonías en el Chalet”, donde se buscaban voces anómalas en el edificio. La experiencia estuvo a cargo de Valeria Junquera, se colocaron radios desintonizadas en distintas habitaciones, se grababa y fue subido a internet para q el público pudiera buscar algún sonido que pudiera representar”.

 

Después del incendio, su estructura

Desde el incendio el edificio no volvió a abrirse a la comunidad, sí su jardín histórico que tiene 5 hectáreas donde están distribuidos más de 100 objetos representativos de la industria petrolera. Pero su director aclara que el problema más grave del Chalet –como conjunto patrimonial- no fue el incendio y sus consecuencias sino “el avance de la línea de costa que está avanzando cada vez más sobre el terreno, ya tenemos perdida de terreno del cerco perimetral hacia adentro”, explica. Se estima, en promedio que desde 2014 a la fecha ya se perdieron entre 7 y 8 metros. Y la proyección asusta cuando señala que de aquí a 15 el borde del talud estaría ya en el edificio.

El otro gran problema es el deterioro propio del paso del tiempo que volvió frágil su estructura. “Después de años de gestión se logró un convenio con la Universidad, gracias a la gestión de la Secretaría de Ambiente es un grupo de aproximadamente 8 ingenieros dirigidos por el Ingeniero Diego Manzanares que están haciendo estudios del avance de la línea de costa, de las patologías del edificio y sobre la cavidad que eso también preocupa para darle estabilidad. Después de los estudios nos van a decir que tipo de obra nos va a convenir hacer o qué estiman ellos que se debería hacer”.

En 2017 el Chalet Huergo fue declarado “edificio histórico de la ciudad” y en 2019 nombrado “Monumento histórico Nacional”, eso le permitió recibir aportes económicos para la realización de obras y ponerlo en valor. “Eso nos elevó el status patrimonial como para poder gestionar desde otro lugar las obras que hay que hacer. Nosotros en 2017, 2018 fijamos tres ejes de gestión, uno era la declaratoria a nivel nacional, la realización de los estudios que se logró en convenio con la Universidad y la restauración del jardín histórico.

 

Durante 2020 en plena pandemia, el Chalet permaneció cerrado a la comunidad. Este año el objetivo es avanzar con los estudios y obras de recuperación, con lo cual se estima que se podrá volver a disfrutar de sus instalaciones recién en 2022.