SANTA CRUZ (ADNSUR) - Varias dotaciones de Bomberos trabajaron durante horas para poder controlar el fuego que devastó más de 15 kilómetros de campos. El incendio arrasó con vegetación, animales y puso en riesgo el casco de la estancia Bahía Lángara.

El fuego fue devastador en los campos santacruceños, afectando la fauna del lugar.

El incendio de los campos se originó en el mediodía del martes, en el límite de dos áreas explotadas por YPF, denominadas Cañadón León.

El fuego arrasó por más de 12 horas una ancha franja de vegetación de bosques de poca altura de casi 15 kilómetros de extensión, sin que se reportan daños en locaciones petroleras y sin heridos, aunque sí cuantiosos daños en vegetación y muerte de animales de fauna autóctona.

Las fotos publicadas por La Venguardia del Sur muestran el peor panorama: en los campos arrasados por el fuego se pueden observar decenas de ejemplares de guanacos muertos, liebres y choiques, entre otros animales patagónicos.

El fuego, iniciado por la caída de cables de alta tensión, precisó del trabajo de varias unidades de bomberos de Cañadón Seco, Caleta Olivia y Pico Truncado.