COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los médicos generalistas Miguel Barrios y Jennier Pineda llegados recientemente a Comodoro Rivadavia se incorporaron al hospital rural de Diadema Argentina.

En primer lugar, Barrios comentó que arribaron a Chubut el 1 de mayo, junto a todos los médicos repartidos a lo largo y ancho de la provincia, empezando a trabajar en esta ciudad el miércoles 8 del mes corriente.  “Nuestros inicios en la medicina datan del año 2011, época en la cual Venezuela no transitaba el mismo momento que ahora. La carrera en medicina la terminamos en el 2017 y al año siguiente viajamos a Buenos Aires, permaneciendo allí un año y dos meses aproximadamente”, comenzó señalando en una entrevista a Crónica.

Por su parte, Jennier Pineda recordó que desde niña quería ser médica, a quien lo inició en la ciencia su madre, cuando ella se desempeñaba como bióloga química en el país vecino. “Fue una decisión difícil emigrar desde Venezuela y llegar a Argentina, sufriendo diversos cambios de cultura y costumbres, pero era necesario, ya que no solo buscábamos una nueva calidad de vida, sino también la posibilidad de expandir nuestra carrera” expresó.

Asimismo, la médica remarcó que en este tiempo y antes de arribar a Comodoro Rivadavia, realizaron trabajos de todo tipo, dado que en Buenos Aires no podían ejercer y desempeñándose como cuidadores o empleados en tiendas de ropa.

LA SALUD EN VENEZUELA ES DELICADA

Con respecto al sistema sanitario en su país de origen, Barrios sostuvo que la situación de la salud en ese país es delicada, afectando a ricos y pobres, ya que las diversas enfermedades no distinguen entre clases sociales, armó. “La vida en general está muy difícil y obviamente hacen falta médicos en Venezuela, porque la mayoría emigró, como nuestro caso, pero no hay medicina, comida, los servicios básicos van y vienen y la delincuencia era increíble", señaló.

 Y agregó: “Estuvimos muchos años en Caracas y evidenciamos casos cercanos de agresiones y violencia. En nuestro país arriesgamos mucho y ganamos poco”.

Por otro lado, el médico puntualizó que si bien Diadema Argentina es una comunidad pequeña, han recibido muy buenas opiniones personales. “Queremos intentar llegar a cubrir la necesidad de cada uno de sus habitantes, estando con la mejor disposición de ayudar a la situación crítica que se vive y esperando que se les brinde la posibilidad a más médicos venezolanos” dijo.

Por último, Jennier Pineda dijo que actualmente son más de 1.000 los médicos venezolanos que residen en el país y aún no pueden ejercer su profesión. “Esperamos que si este tipo de convenio da un buen resultado, mucha más gente se anime a contratarnos y así seguir agilizando el proceso para nuestra inserción a la salud Argentina”, concluyó.