Un fotógrafo santacruceño contó por redes sociales el increíble momento que vivió con un guanaco amigable que se le acercó al auto y no se quería ir. 

En un relato al que denominó "Un encuentro cercano", en su cuenta de Facebook Edgargo Cárdenas contó: 

"Volviendo de Río Grande, Tierra del Fuego, a unos kilómetros de la frontera de San Sebastián veo una cigüeña de extracción de petróleo y me queda gustando la luz del lugar. Pego la vuelta para hacer las fotos (esto lo puedo hacer cuando viajo solo o con otro con mi misma locura). En el lugar hay un grupo de guanacos pero todos salen corriendo asustados, a excepción de uno que se queda y me observa".

El guanaco se le acercó al fotógrafo hasta el punto de meter la cabeza dentro de su auto
Fotos: Edgardo Cárdenas
El guanaco se le acercó al fotógrafo hasta el punto de meter la cabeza dentro de su auto Fotos: Edgardo Cárdenas

Aprovecho la oportunidad y también le hago fotos. Me miraba con mucha atención y comienza a acercarse. Pensé que pasaría cerca para cruzar al otro lado de la ruta pero no, venía hacia donde estaba. 

Cambio inmediatamente de cámara, ya que lo tenía muy cerca, tan cerca que mete su cabeza por la ventana. Entre sorprendido, feliz, asustado le hablo. El solo me miraba y movía su boca", relató el fotógrafo.

Edgardo Cárdenas Fotografías

"Solo se me ocurrió ofrecerle una galleta y se la acerco con la mano. Muy suavemente me la saca con su boca. Pude ver mucha ternura en su mirada. El tema es que no quería irse. Hablamos un buen rato. Cuando doblo el auto para regresar veía cómo me seguía. Paro nuevamente y le explico que debía seguir de viaje. Me estremecía su mirada. Parecía que era una despedida de eternos amigos. Se me estrujó el corazón y me fui. 

Su mirada y el momento me acompañó durante gran parte del viaje y mientras escribo lo recuerdo con cariño. Espero les gusten las fotos de mi nuevo amigo", cerró Edgardo en su posteo junto a las hermosas imágenes del animal. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!