Luego de que el líder de la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, fuera declarado prófugo por la Justicia de Chile, el gobierno argentino cree que intentará volver al país por lo que intensificó los controles en la forntera con la nación trasandina.

Lo hizo a través de la Gendarmería, tanto en aquellos pasos habilitados como en los considerados ilegales, luego de que el líder aborigen dejara de acreditar domicilio ante las autoridades chilenas y pasara a ser una incógnita su ubicación.

Ante esta situación tanto el gobierno de Alberto Fernández como el de Sebastián Piñera creen que Jones Huala intentará cruzar hacia nuestro país, dado que no tiene procesos judiciales vigentes en el territorio.

Cabe destacar que el dirigente había sido beneficiado con la prisión domiciliaria el pasado 21 de enero por la Corte de Apelaciones de Temuco, y había cumplido regularmente con el requisito de informar su domicilio hasta las últimas horas, cuando desapareció misteriosamente.

“Venía cumpliendo y se presentaba regularmente a certificar domicilio”, sostuvo al respecto Karina Riquelme, una de las abogadas que lo representó hasta el 9 de febrero.

Según reseñó el diario Río Negro, el teléfono celular del líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) -que usó incluso estando en la cárcel- dejó de emitir señal en la tarde-noche del martes pasado, cuando el máximo tribunal de justicia de Chile revocó su libertad condicional. 

En el caso de que sea detenido en Argentina, trascendió, será sometido a un nuevo juicio de extradición para regresar a Chile continuar allí con el cumplimiento de la pena de prisión que tiene vigente hasta 2024, en el marco de la causa por el ataque incendiario del fundo Pisu Pisué y la portación ilegal de arma de fuego.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!