CAPITAL FEDERAL - Lo que empezó como una campaña por parte de los pilotos nucleados en APLA, que leyeron comunicados durante los vuelos contra la política aerocomercial del Gobierno, ahora se extiende a los comandantes encolumnados en el otro gremio, la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA). El sindicato que responde a Juan Pablo Brey lleva adelante una manifestación en Aeroparque, en el sector C.

La AAA entrega volantes a los pasajeros en el hall central del aeropuerto. Según explicaron, la idea es "visibilizar la crisis que enfrenta el sector aerocomercial", aunque prometen que los vuelos no se verán afectados.

"Estamos denunciando la precarización de nuestros cielos y la intransigencia por parte del gobierno con los trabajadores aeronáuticos", afirmó Brey, horas antes de la medida.

"Es una jornada de visibilización de los conflictos para que los pasajeros estén al tanto de lo que ocurre en el sector aerocomercial", lanzó el sindicalista, a la vez que aseguró que su objetivo es "mostrar el daño que ocasionan las políticas de ajuste que incluyen devolución de aviones, cancelación de rutas y su impacto en las fuentes de trabajo".

El comunicado de la polémica

Un video filmado por un pasajero luego del aterrizaje del avión dio cuenta de la queja que se escuchó por los altoparlantes. El comandante de Aerolíneas Argentinas, con los motores ya apagados, leyó un comunicado con críticas a la política aerocomercial del Gobierno. "Hoy tenemos empresas que no pueden pagar salarios, que han suspendido sus operaciones, que reducen las dotaciones de pilotos con despidos encubiertos o que se achican devolviendo aviones, levantando destinos y cortando frecuencias. Ante esta situación que pone en riesgo miles de fuentes laborales en el país, ratificamos nuestro compromiso de seguir defendiendo la aviación argentina", aseguraba.

A raíz de eso, la empresa inició una investigación para determinar en qué vuelos se leyeron esos comunicados que, según dijeron, van en contra del protocolo establecido. Además, les enviaron un e-mail a todos los comandantes para advertirles que esa acción estaba prohibida.

El jueves la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) denunció en la Justicia a los pilotos que leyeron esos mensajes. La presentación fue hecha por el titular del organismo, Tomás Insausti. "Que se analice si las conductas desarrolladas implican la posible comisión de un delito de acción pública, en su caso, si se habría puesto en peligro la seguridad de las aeronaves en los términos del artículo 190 del Código Penal, como así también si existió alguna vulneración a la libertad ambulatoria de los pasajeros o su situación anímica", sostuvo en un escrito.