COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Este sábado el viento obliga a estar puertas adentro y tener recaudos al momento de transitar por la ciudad. Las ráfagas alcanzan los 104 kilómetros por hora. Sin embargo, están lejos de la máxima que marca el registro histórico.

Según cuenta la historia, documentada en libros y diarios, el 11 de diciembre 1968 el viento alcanzó los 240 kilómetros por hora.

Esa madrugada el viento arrastró árboles y autos, voló techos y hasta tiró paredones como se puede ver en la fotografía tomada por Raúl Lor.

El viento sopló tan fuerza que se produjeron vuelcos en el Infiernillo y un avión DC 3 tuvo que ser sujetado por tres camiones luego de que se levantó un metro del suelo en la pista del Aeropuerto General Mosconi.

Pero eso no fue todo. También se volaron casas de chapa y se produjeron diferentes inconvenientes. Diario Crónica, incluso, aseguró en sus posteriores ediciones, que se tuvieron que cambiar más de 1500 parabrisas, además de una gran cantidad de lunetas y vidrios laterales.