COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Osky VLK tiene 26 años pero aparenta tener mucho menos. Nació en Comodoro Rivadavia y a los 18 se fue a vivir a Buenos Aires para continuar sus estudios universitarios. Allí fue donde se autodescubrió y se animó a sumergirse de lleno en su pasión: la música.

Esta semana Osky dialogó con ADNSUR desde Buenos Aires, y contó cómo fue que decidió incursionar en la música con este pop reflexivo, como el lo denomina, luego de que se recibió de licenciado Dirección de Empresas y Marketing, y haberse especializado en marketing digital.

“La música siempre estuvo", admitió. "Siempre trate de diferenciar lo que uno hace de lo que uno es y en algún punto de mi vida tuve esa suerte de llamado, esa energía que no podía satisfacer de ninguna otra manera que haciendo música, porque sino me sentía infeliz”, contó.

Osky asegura que lo que le sucedía era “una cosa rara”, que luego descubrió que le pasaba a otros músicos. Sin embargo, cuando pudo "amigarse" consigo mismo, tal como explicó, se animó a ir por todo.

Corría el año 2017. Ya había estudiado Dirección de Empresas y había integrado algunas bandas, como hobby. Tenía 23 años pero sentía que había algo que no cerraba en ese círculo profesional que había elegido.

“Sentía un vacío que no podía llenar con ninguna otra cosa que no fuera haciendo música y después de un año con muchas idas y muchas vueltas, en unas vacaciones con mi familia, en una playa de arena vi algo que me movilizó: un chabón estaba tocando en un bar under y cuando empieza a tocar un nene parece que se hipnotiza. Ignora que estaba jugando a la paleta con su papá, se pone la paleta con forma de guitarra y empieza a tocar. Yo dije ‘guau’. Era un nene y me puse a llorar. Y ahí es cuando dije la música es lo que soy, porque uno puede cambiar lo que hace pero no lo que es”, sentencia.

 

 

OSKY VLK - LO NUESTRO ES AMOR CASUAL (Videoclip oficial)

 

UNA GUITARRA Y UN TELEFÓNO

Osky empezó sin nada, solo acompañado por su guitarra y un celular. “Todo lo que hoy gracias a Dios una persona necesita”, para comenzar a mostrar su arte en las redes sociales, asegura.

De a poco comenzaron a surgir canciones, con letras y acordes. Se sumaron seguidores y los posteos se hicieron más frecuentes. Luego todo fue crecimiento y en 2018 decidió ir por más grabando su primer disco.

 

View this post on Instagram

A post shared by OSKY VLK 💫 (@oskyvlk) on

OSKY VLK 💫 on Instagram: “Gracias @abelpintos y todo tu equipo por el cariño y la calidez de anoche. Qué manera más loca de estrenar PARADIGMA.”

 

Paradigma fue lanzado en las redes el último 4 de abril, tres días después de que Osky volvió a Comodoro para tocar en el Centro Cultural, y dos días antes de haber tocado con Abel Pintos en Comodoro Rivadavia.

Ese mes fue una locura para él y lo cerró llenando el Teatro Sony para la presentación del trabajo. Consultado por cómo se dio ese abrupto crecimiento, Osky asegura que no hubo un punto de quiebre.

“No te puedo decir que hice, que no hice, pero si te puedo decir que todos los días me levanto pensando en lo que tengo que hacer y cada día es un capítulo nuevo de la historia. Tocar con Abel Pintos fue una cosa muy copada, haber estrenado el disco y que lo hayan escuchado fue muy bueno, y haber agotado las entradas del teatro Sony fue muy bueno, pero el secreto está en los detalles de todos los días”, aseguró.

Por lo pronto Osky se prepara para tocar en “Paradigma íntimo”, un concierto que dará en la Dama de Bollini, un café literario de Recoleta reconocido como Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

Mientras tanto el sueña con más, pero teniendo en claro lo que quiere para él. “Quiero seguir siendo fiel conmigo mismo y estar cada vez más presente; que mis canciones sean reproducidas más masivamente, tocar en vivo cada vez para más gente, que el mensaje llegue a más cabezas y sobre todo ser menos nostálgico por el pasado y menos ansioso por el futuro, y que al éxito se sume el amar más el hoy”, sentenció.

 

Osky Vlk