CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La noticia del nacimiento de Rodrigo en Portugal dio la vuelta al mundo el pasado 7 de octubre. El chiquito había nacido sin ojos, sin nariz y sin parte del cráneo. Los especialistas le dieron apenas horas de vida, pero se equivocaron una vez más. Este 7 de noviembre, Rodrigo cumple un mes. Sobrevivió pese a todos los pronósticos. Sigue en el hospital en compañía de su madre.

La historia de Rodrigo conmocionó y destapó un caso de negligencia médica en el país europeo, ya que a pesar de haberle hecho tres ecografías, el obstetra Artur Carvalho no se percató de las malformaciones del bebé, e incluso desatendió un cuarto estudio que la mamá del chiquito se hizo en otro centro médico.

Marlene Simão y David Ribeiro sólo conocieron las condiciones de salud reales de su hijo cuando nació. Ese día, un verdadero desconcierto reinó en la sala de parto y los médicos no se imaginaron que el bebé se aferraría a la vida. Pero eso ocurrió.

Mientras cuidan al chiquito, los padres iniciaron una demanda contra el obstetra y se llevaron una sorpresa, junto con toda Portugal: Artur Carvalho tenía tenía cinco procesos disciplinarios abiertos. Según informó TN, en su historial, el especialista cuenta con casos como el de nacimientos de nenas con dos vaginas y piernas invertidas.