El Ministro de Seguridad de Chubut, Leonardo Das Neves, se refirió en conferencia de prensa a lo ocurrido en en exterior de la Legislatura Provincial este miércoles por la noche, luego de que los diputados aprobaran la ley de zonificación minera.

"Comprendemos la necesidad de algunos de manifestar su disconfirmidad", dijo el Ministro de Seguridad de Chubut, Leonardo Das Neves, remarcando que eso es un derecho avalado por las constituciones, tanto nacional como provincial, y aclaró que "lo que si vemos mal, y queremos que la sociedad lo entienda, es que tenemos la obligación de intervenir cuando se pone en riesgo a las personas y bienes, como ocurrió ayer"

Sobre el accionar policial, indicó que hubo una "muy fuerte instrucción de que no queríamos que hubiera ningún tipo de abusos, ni lesionados, que tenía que realizarse ajustado a derecho. Cuando se produjo la detención de algunos manifestantes porque se estaba efectuando alguna contravención o delito", que fueron demorados y rápidamente se do aviso a los defensores oficiales, y quedaron rápidamente en libertad.

Das Neves remarcó que el accionar de la Policía del Chubut fue medido y "necesario, porque sino hubiera terminado mucho peor"

Recordó que "la salida de los diputados fue muy complicada, algunos fueron agredidos fuertemente", y que se intervino de manera mesurada pero firme para proteger la integridad física de los legisladores. Remarcó que, de entre los más de 500 manifestantes, "solo 2 civiles tuvieron alguna lesión, mientras que tenemos más de 30 efectivos con lesiones"

"A nadie le gusta estas situaciones, a nadie le gusta reprimir, queremos realizar tareas que tienen que ver von el bienestas de la gente, pero hay que hacerse cargo de estas situaciones también... nuestra función es resguardar a los ciudadanos", y mencionó que así como había un gran número afuera, también estaban dentro del edificio los legisladores y trabajadores.

"No tengo nada que reprochar a la Policía de la provincia, han actuado con mucha profesionalidad, porque a pesar de los que vimos, si no hubiera actuado la Policía hubiera sido todo mucho más grave"
 

Por su parte, el Jefe de la Policía del Chubut, Víctor Acosta, remarcó que "la Policía no dispersa ni reprime manifestaciones, sino delitos, y en flagrancia, como los daños".

Acosta realizó un relato de desarrollo de los hechos, en el que menciona que si bien apenas conocida la aprobación de la ley hubo incidentes y los manifestantes intentaron agredir a los legisladores, rompieron algunos de sus autos e incluso lesionaron a un diputado, luego se dispersaron y mas tarde llegó un grupo diferente y con una actitud distinta y mucho más agresiva, con morteros y bombas molotov.

"El grupo de manifestantes, unas 300 personas, comenzaron a desprender las vallas de protección. El personal policial no intervino, solo armó una formación para evitar el ingreso a la Legislatura para proteger la integridad física de los legisladores y empleados. Después se trasladan a la parte posterior donde se encontraba la salida de vehículos. Ahí la cosa cambia y se torna más violenta. Los empleados policiales no llevaban protección especial, estaban vestidos como los ven diariamente por la calle, con gorra y chaleco antibalas. Así resistimos una agresión con piedras de gran tamaño"

Mencionó que en un punto cesaron las agresiones con piedras y que en ningún momento "se contrarrestaron ni se reaccionó", y señaló que intervino Infantería para poder extraer a los diputados del edificio, y que mientras se retiraban fueron agredidos. En ese momento es cuando se detiene a dos mujeres "que intentaban arrojar una reja y agreden a personal policial femenino"

Indica que la mayoría de los manifestantes se retira, y que cuando estaban por liberar a las demoradas "una columna de 150 personas aparece caminando hacia la parte posterior de Legislatura y arrojan piedras y otros materiales incendiarios". "Allí se descontrola la situación e interviene la gente de la Montada con elementos de protección... este grupo tenía un nivel de agresión completamente diferente al grupo anterior", sostiene, y agrega que tiraron morteros y bombas molotov.

"Se temía algún tipo de resultado más luctuoso, por lo que se decide que los grupos de Infantería realicen una maniobra de despeje, y estos manifestantes se retiran rompiendo todo a su paso, dejando un saldo de 16 edificios públicos, comercios y vehículos dañados.

Mencionó que una treintena de agentes policiales resultaron con heridas de distinta consideración, desde golpes en la cabeza y pérdida de consciencia, fracturas de maxilares, y fracturas expuestas incluso, entre otras

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!