SANTIAGO DE CHILE - Las interminables lluvias en el norte de Chile provocaron una tragedia, con varios muertos, centenares de evacuados y decenas de viviendas destrozadas. El presidente Sebastián Piñera recorrió la zona y anunció que las obras de reparación demandarán millones de dólares, aunque no pudo evitar la polémica con las autoridades locales.

Desastre en Chile: al menos una decena de muertos por el temporal

 

Las intensas precipitaciones que se registraron en los últimos días provocaron el aumento de los cursos de agua y deslizamientos de tierra en las ciudades de Arica, Parinacota, Antofagasta y Tarapacá, causando la muerte de diez personas.

Varios centenares de habitantes de las regiones afectadas debieron ser evacuados por temor a que las inundaciones y los aludes derivaran en una tragedia todavía mayor. De acuerdo con los números preliminares, además de los nueve muertos y centenares de evacuados, unas 2.400 viviendas sufrieron daños.

El desastre que se registró en el norte chileno también dejó a miles de personas sin servicio eléctrico, mientras que la localidad de Alto Hospicio, en Iquique, quedó totalmente incomunicada.

BRONCA

Mientras las autoridades locales trabajan a destajo, en Arica, el alcalde Gerardo Espíndola reclamó que se cree un puente aéreo para asistir a los damnificados. "Creo que acá lo que ha faltado es ponerles más urgencia a algunas decisiones. En este caso el puente aéreo es por la gran cantidad de personas que ingresan al país, se acumulan en nuestra ciudad y que finalmente debe ser la Municipalidad la que habilita un albergue para poder recibirlas", expresó.

En medio de la crisis, Espíndola disparó contra el gobierno de Piñera: "Yo creo que en Santiago se olvidan que estamos en una frontera, Arica hoy está desconectada del resto de Chile". Por su parte, el jefe de Estado recorrió la zona y aseguró que no va a declarar la zona de catástrofe para esa ciudad, aunque advirtió que reparar los daños demandará un esfuerzo millonario.

Fuente: Crónica