TUCUMÁN (ADNSUR) - Delfina tiene 8 años y fue diagnosticada con Linfoma no Hodgkin de Burkitt, una enfermedad que avanza muy rápido. Pasó por varios estudios y diagnósticos fallidos hasta llegar a confirmar que su hija tenía cáncer. Pero hace pocos días los médicos le confirmaron la mejor noticia: el cáncer ya no está.

La pequeña vive en Tucumán, pasó por tantos estudios e intervenciones que se terminó inmunizando al dolor: “La primera vez que me internaron pensaba que me iban a tratar mal, yo no les contestaba nada, pero después me acostumbré a los doctores, a las inyecciones, ya no lloro cuando me sacan sangre”, confesó.

El médico de Delfina, José Chaín, se transformó en el “héroe” de la nena, pero junto a él trabajaron enfermeros, médicos clínicos, psicólogos y bioquímicos. Y hace pocos días, Mayra y Delfina anunciaron que la enfermedad ya no estaba activa. “Vencí en cáncer”, decía la foto que se viralizó en redes sociales.

Y su mamá le dedicó unas palabras a su pequeña valiente: ”Mi hija, mi hermosa, dulce y valiente Delfi, ¡bombón! Ella se lleva todo el crédito. ¡Una fortaleza como nadie! Gracias, gracias y más gracias. No tengo más palabras, no sé ni qué decirles. ¡Muchas gracias a todos!”.

Ahora Delfina inició su camino de recuperación, “esto no quiere decir que Delfina no vuelve más al hospital. Todo es muy reciente y sus controles seguirán cada mes como hasta ahora. Su dieta sigue igual, los cuidados son los mismos, todo tal cual como hasta ahora, sólo que sin quimios”, indicó su mamá.

Y concluyó: “Seguiremos rezando y pidiendo a Dios por Delfina, somos conscientes de que existe una posibilidad de que la enfermedad vuelva y sería lo peor que nos puede pasar. Así que quiero pedirles que siempre tengan a Delfina en sus oraciones para que realmente este cáncer nos deje en paz. Muchísimas gracias a todos, de corazón".