Julia, la dueña de Juana, contó lo que ocurrió en Twitter: “Me fui a mi ciudad por el finde largo, y no pude llevar a Juana como hago siempre, así que quedó en una guardería. Me avisaron que se había escapado y no podían encontrarla”.  

La joven relató que estaba a más de 100 kilómetros de distancia cuando le contaron que su perra se había perdido y que su novio fue el primero en salir a buscarla. Pero las horas pasaron y como su mascota no aparecía, Julia volvió a Rosario. 

Tweet de Tirabássica

Tal como informó TN,  la joven recibió muchos mensajes que la gente compartía en las redes sociales sumándose a la búqueda de su perra.

Su papá, que manejaba el auto en el que viajaban, agarró otro camino para entrar a la ciudad santafesina, y fue allí que se encontró con Juana, por obra del destino.

“No agarramos el acceso a Rosario que agarramos siempre. En el estado de alteración, agarramos otro camino, yo venía diagramando una estrategia de búsqueda a ver por dónde arrancaba. Y en eso, mi vieja gritó ‘¡Juana!’ y estaba mi perra caminando por Circunvalación en contramano", relató en Twitter.

De inmediato bajó del auto y empezó a perseguirla para poder rescatarla: “Crucé los carriles sin darle bola a los autos y arranqué a correr; Juana se asustó y empezó a correr más”, contó. 

La joven luego subió a un patrullero que ayudó en el reencuentro con su mascota hasta que un auto le cerró el paso a su perra que, muy austada, se subió al coche y se sentó, como sabiendo que estaba a salvo. 

Así, tras cinco horas de desesperación para la perra y su dueña, llegó el final feliz de la historia con el emotivo reenuentro. 

"Llegué yo (en el patrullero) hasta donde estaba ese auto y me reencontré. El llanto era total, mío pero también de los policías, de la gente de los autos que frenaron, de todos. Cargué a Juana en el auto y estamos en casa. Está durmiendo”, compartió. 

La perrita afortunadamente está bien, pese a que recorrió sola en la calle unos 8 kilómetros. “Sólo gastadas las huellitas, y cansancio extremo. Por casualidad, pasé por EL lugar indicado, en el momento justo y nos cruzamos, porque también podría no haberla visto”, agradeció. 

“Algo la cuidó todo el trayecto y la guío a ella hasta mí, a mí hasta ella. Te amo, Juana. Gracias por salvarme una vez más”, concluyó la joven emocionada. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!