Un niño de siete años sufrió el ataque de una jauria y murió al poco tiempo. Su nombre era Kellan, y vivía en la reserva indígena de las tribus de Shoshone-Bannock en la localidad de Fort Hall, en Idaho, Estados Unidos. 

Su madre también resultó herida en el ataque, que ocurrió el sábado 21 de enero por la tarde. Con intenciones de salvarlo, su progenitora se tiró encima, y si bien fue gravamente herida, no logró rescatarlo.

El Departamento de Policía de Fort Hall recibió un llamado cerca de las 17:30 horas sobre un nene atacado por perros en una residencia. Cuando llegaron los oficiales, la madre y el pequeño ya estaban recibiendo atención médica en una ambulancia.

El pequeño Kellan murió tras ser atacado por cuatro perros y su mamá Emily Islas sufrió graves heridas. (Foto: gentileza GoFundMe).
El pequeño Kellan murió tras ser atacado por cuatro perros y su mamá Emily Islas sufrió graves heridas. (Foto: gentileza GoFundMe).

Ambos fueron llevados al Portneuf Medical Center en Pocatello, a 32 kilómetros de donde ocurrió el ataque. Sin embargo, el chico murió al llegar al centro médico por la gravedad de las heridas que sufrió.

Los cuatro perros involucrados en el ataque, dos rottweilers y dos mestizos, fueron sacrificados por las autoridades tribales después del ataque.

Cómo fue el ataque

Las víctimas vivían en una casa rodante detrás de la propiedad donde ocurrió el ataque. El nene estaba jugando afuera y, al ver que no regresaba después de unos minutos, su mamá fue a buscarlo. Emily Islas encontró a su hijo acostado boca a bajo y con los cuatro animales encima.

Los dueños de los canes y de la propiedad donde ocurrió el ataque eran una pareja que no se encontraba en ese momento en la vivienda. Posteriormente a los ataques, la pareja fue citada por 15 violaciones de la Ordenanza de Animales de las Tribus.

Los cargos de los que se les acusa es de ataque de animal, de no tener a los perros vacunados contra la rabia y de no contar con las licencias pertinentes para tener cuatro animales de ese tipo en casa, entre otros, según informó Native News Online.

La investigación está siendo llevada a cabo por el FBI y las fuerzas de Idaho Fish and Game. El caso se enviará al Fiscal de Estados Unidos para que estudie la posibilidad de establecer un cargo federal.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer