CAPITAL FEDERAL - Las series post-apocalípticas son un subgénero que genera fanáticos y fascinación: el fin del mundo, la peor cara del mañana, catástrofes naturales y sociales, guerras masivas, crisis nucleares, sominación tecnológica, invasiones zombis, virus letales... y como la humanidad sobrevivirá a su destrucción.

Las series post-apocalípticas atrapan al mostrar las peores caras del mañana (las distopías) y las estrategias humanas para prevalecer a ellas. Muchas de las mejores series de estos tiempos de voracidad on-line muestran a personajes (solos o en grupos) intentando subsistir, dominar o escapar luego de cualquier tipo de apocalipsis. Desde ya, un símbolo es The Walking Dead: la serie de FOX, rumbo a su novena temporada, puso el foco en un policía medio pelo, Rick Grimes, que despierta en un hospital y devendrá héroe al enterarse que una plaga zombie recorre la Tierra. Los ardores sangrientos y los tiempos muertos en la trama pueden cansar, pero es una serie clave sobre la moral de hombres y mujeres tras la fatalidad global y el temor: el hambre voraz de los caminantes.

¿Y qué ocurre con The Handmaid’s Tale (Hulu y Paramount Channel) o Black Mirror (Netflix)? ¿Acaso no plantean universos distópicos en los que el fanatismo religioso, la dominación del cuerpo de las mujeres y la adicción tecnológica volvieron terrible la vida humana? La primera, basada en la novela de Margaret Atwood, expone a un país autoritario llamado Gilead, donde la mujer es violada sistemáticamente como norma legal para procrear, pero no es exactamente una trama post-apocalíptica. Transcurre en un presente temible, pero verosímil. La represión a gran escala contra el género femenino (y las minorías sexuales) no espera en el fin del mundo.

Y Black Mirror, la serie tecnológica por excelencia (con episodios auto-concluyentes), despliega situaciones de hoy y del futuro, en las que la inteligencia artificial, el universo digital y el lado más siniestro de Internet generaron cambios pavorosos. Quizá lo terrible esté ocurriendo ahora mismo, parecen decir los episodios de Black Mirror, en el reverso oscuro de las pantallas.

Entre las series post-apocalípticas clave, resulta imposible olvidar a Survivors, Falling Skies, Revolution, The Last Ship, Defiance, The Last Man On Earth, Jericho y Battlestar Galactica, entre muchas otras. Pero, en este tiempo de oferta ilimitada, ¿cuáles son las series en cable, en streaming y on-demand que imaginan las peores caras del mañana?

Aquí un panorama de seis imperdibles.

Into The Badlands (El lunes 23 a las 23 se estrena la tercera temporada, por AMC. Luegoen Flow)

Un guerrero feudal del futuro no detiene jamás su marcha. El experto en artes marciales Sunny (Daniel Wu) prosigue su viaje en busca de sabiduría en este western post-apocalíptico de AMC (también se verá por Amazon Prime Video). Aunque se la conoce por sus peleas voladoras con espadas, la serie surgió de un planteo verosímil: los desastres humanos destruyeron las naciones, y los sobrevivientes volvieron a vivir en el campo. Y todos sueñan con liberarse de los modernos barones feudales que prohibieron las armas de fuego: ahora mandan las espadas. Si el foco inicial era el lazo de Sunny con su oscuro discípulo M.K. (Aramis Knight), ahora se asociará con Bajie (Nick Frost), de regreso a las codiciadas Badlands.

The 100 (Cuatro temporadas en Netflix. La 5a estrena un episodio cada miércoles a la medianoche por Warner).

Podrán los adolescentes refundar la Tierra tras la debacle nuclear? En el inicio de “The 100”, la Humanidad escapó en naves espaciales, pero el poder dominante de El Arca decidió tomar medidas para enfrentar la superpoblación en órbita: envió a cien jóvenes marginales de regreso para saber si el Planeta podría ser repoblado tras la radiación. El aire sí se puede respirar, pero cunden el hambre, el miedo a los reactores nucleares y a los nuevos clanes en pugna. La bella heroína, Clarke Griffin (Eliza Taylor), sobrevivió a una bola de fuego y traza el ritmo de la 5˚ temporada al lado de una niña, Madi (Lola Flanery). En el espacio exterior, otros sobrevivieron al Segundo Apocalipsis Nuclear.

(Dos temporadas disponibles en Netflix).

El futuro nunca fue distinto en Brasil. Tras la devastación, millones viven en los míseros barrios de los morros y una élite goza del Otro Lado: una isla con beneficios premium. Cada año, un 3 % de los jóvenes podrá cruzar, pero deberá superar las terribles pruebas de El Proceso. “Michelle, me imaginé en el Otro Lado y estabas allí conmigo”, dice Fernando (Michel Gomes), en silla de ruedas. “Vinimos a pasar El Proceso y no nos podemos distraer”, advierte ella (Bianca Comparato). Están encerrados en un pabellón y otros jóvenes se golpean entre sí, buscando avanzar a la prueba siguiente. También hay infiltrados. Con guiños a “Los juegos del hambre” y hasta a “Lost”, esta serie fue la primera ficción brasileña original de Netflix.

La encrucijada (Desde el 3 de agosto a las 23, por AXN).

¡El primer episodio es fucking excelente!”, puso Stephen King en Twitter, sobre “The Crossing” (título original). ¿Qué vio el maestro del terror? Que aquí se invierte la lógica: el apocalipsis ya ocurrió y regresa hasta hoy. En un pueblo de pescadores de Oregon, al sheriff Jude Ellis (Steve Zahn) le avisan que 47 cuerpos emergieron en la playa: todos están vivos. No se hundió ningún barco. ¿De dónde vienen todos? “De este mismo país, pero de una guerra que transcurre 180 años en el futuro”, oye el sheriff. Escaparon de una raza de mayor evolución genética que los exterminaba. ¿Cómo huir de un mañana destructivo que ya derrama sus efectos en estos días? El Océano Pacífico es la nueva frontera. Los refugiados lo cruzarán.

Fear The Walking Dead (El 13 de agosto, por AMC, llega la segunda parte de la cuarta temporada).

"No pude defender a mis hijos de la brutalidad”, lloró la protagonista Madison Clark (Kim Dickens) el 10 de junio, en el octavo episodio de esta 4˚ temporada. “Gracias por revelarme tu historia”, sonrió Althea (Maggie Grace), filmándola con una cámara casera. Esta serie se distingue de la icónica “The Walking Dead” en dos puntos clave: transcurre en el origen del brote zombie y evita los diálogos aburridos luego de las batallas y las mordidas. Aunque hay un conector entre ambas ficciones: Morgan (Lennie James). Otro punto a favor son sus flashbacks, que vuelven menos predecible el relato. ¿Pudo salvar Madison a sus hijos, Alicia y Nick, de los zombies? Cada nuevo capítulo se sube, luego de su estreno, a Flow.

Tarde Baby (Disponible en la web de UN3)

El apocalipsis serial es un absurdo. “¿Qué se piensan, que si sale la ley del aborto todas vamos a ir a abortar corriendo?”, razona la humorista Malena Pichot en su show de stand-up “Estupidez compleja” (Netflix). Y ese chiste inspiró una de las escenas más disparatadas de esta serie web de 8 episodios, que emite el canal de la Universidad de Tres de Febrero. Su trama plantea un día a día post-apocalíptico: cuatro amigas se refugian en un motorhome a hablar de sus derechos de género y a recordar anécdotas de episodios machistas. Con gags de stand-up y sororidad (fraternidad femenina), fluyen los diálogos creados por Pichot (también co-directora, con Lucía Valdemoros) junto a Charo López, Ana Carolina y Vanesa Strauch.

DATO

Lo nuevo: Se viene el primer trailer de la novena temporada de “The Walking Dead” (estrena en octubre) y ya hay una certeza: las mujeres asumirán el liderazgo

Fuente: Clarín