ISLAS MALVINAS  - La neuquina Cristina Ganem cruzó este miércoles las gélidas aguas del Estrecho de San Carlos, uniendo así islas Soledad y Gran Malvina. Según relató, se trata de un homenaje a quienes -en 1982- lucharon y cayeron en la guerra por la recuperación de las islas. (Foto: La Mañana de Neuquén)

La nadadora de aguas abiertas inició el cruce a las 8:18 de, cuando la temperatura del mar era sólo de 11 grados, relata La Mañana de Neuquén, indicando, además, que la costa se encontraba invadida por cachiyuyos, unas algas que alcanzan la superficie.

"Pude abrazar estas islas en honor a nuestros compatriotas que quedaron aquí y a los que hoy viven", expresó la nadadora.

El desafío le demandó, exactamente, una hora y 46 minutos. Durante el recorrido tuvo que enfrentarse a la fuerza de la corriente, que aumentó los metros recorridos. El lugar elegido para el cruce fue el sector más angosto del estrecho, con una extensión de 4.500, aunque Cristina debió nadar algo más de 5.600 mts por el efecto de la corriente que la arrastraba.