CAPITAL FEDERAL - El Gobierno oficializó el miércoles la creación del Registro de Mujeres Aspirantes a Choferes de Colectivo (REMACC), a partir del caso de Érica Borda, una mujer que manejó un colectivo durante 12 años y, luego de que la echaron, nunca pudo volver a conseguir un trabajo y fue discriminada. "No contratamos mujeres", le respondieron en varias de las 200 líneas de Capital Federal y el Gran Buenos Aires donde buscó que la tomaran.

A raíz de esto, Borda presentó una acción de amparo contra el Estado nacional y tres empresas de colectivos, y finalmente la Justicia falló a su favor.

Ocho años después y gracias al patrocinio de la Defensoría General de la Nación (DGN), la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo determinó en octubre pasado que las compañías denunciadas deberían contratar mujeres hasta alcanzar el 30% de conductoras en su planta de choferes "para compensar las ilegítimas desigualdades detectadas en materia de acceso de las mujeres al empleo como choferes de colectivo".

La Resolución 1/2019 del Boletín Oficial hizo oficial el registro bajo la órbita de la Dirección de Protección e Igualdad Laboral, en el ámbito de la Comisión tripartita para la igualdad de oportunidades (CTIO), para "asegurar la igualdad real de oportunidades de las mujeres para acceder a los puestos de conductoras del sistema de transporte público de pasajeros".

Las empresas deberán presentar anualmente ante la Dirección de Protección e Igualdad Laboral una constancia certificada expedida por AFIP en la que quede asentado el personal contratado en cada período.