ESPAÑA - España es, luego de Italia, el país que más muertos tiene por coronavirus. En este escenario, con un sistema de salud desbordado, la cantidad de fallecidos diariariamiente supera lo que las funerarias pueden manejar. Por eso, el Ayuntamiento de Madrid decidió convertir una pista sobre hielo en una morgue para conservar los cadáveres.

Según explicaron, el frío de la pista de patinaje del Palacio de Hielo -un centro comercial- les garantiza la temperatura necesaria para el mantenimiento de los cuerpos fallecidos a causa del coronavirus, que serán colocados en féretros cerrados.

Y es que, ante la gran cantidad de casos, las funerarias están colapsadas. La decisión de albergar los cadáveres en ese lugar fue avalada por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Antes de anunciar esta decisión, había informado al Gobierno central que la funeraria municipal, que gestiona 14 cementerios, no recogerá los cuerpos de los fallecidos por el Covid-19, debido a la falta de equipos de protección individual para sus trabajadores, reseñço Radio Mitre.

“No tenemos la capacidad logística de poder proceder a los entierros y las incineraciones al ritmo que se están produciendo los fallecimientos”, dijo el funcionario.

La pista de hielo tiene 1800 metros cuadrados, y los féretros cerrados se almacenarán sobre una superficie “de material polimérico” para evitar el contacto con el hielo -según señaló un informe de Madrid Salud- hasta ser llevados al crematorio o ser sepultados.