JAPÓN (ADNSUR) -  El Ministerio de Salud de Japón confirmó este miércoles, la detección de al menos 10 contagios del nuevo coronavirus entre los 3.700 pasajeros de un crucero, que fue declarado en cuarentena cuando estaba previsto su desembarco en Yokohama (sur de Tokio) tras pasar por Hong Kong.

Las autoridades informaron sobre los resultados de una primera ronda de tests médicos realizados a 31 de los aproximadamente 2.700 pasajeros y 1.000 tripulantes del barco, y se teme que el número total de contagios sea más elevado. Los diez pasajeros fueron hospitalizados y ninguno de ellos tiene síntomas graves, según dijo el ministro de Salud, Katsunobu Kato, en rueda de prensa, según indicó Télam.

 

 

El crucero Diamond Princess ancló cerca del puerto de Yokohama el lunes, cuando las autoridades niponas denegaron su desembarco y ordenaron ponerlo en cuarentena tras confirmarse que uno de los pasajeros estaba contagiado del coronavirus causante de la neumonía de Wuhan.

Se trataba de un hombre de unos 80 años originario de Hong Kong quien desembarcó la semana pasada en ese territorio autónomo chino, una de las paradas de este crucero que zarpó el 20 de enero desde Yokohama y que también pasó por los puertos de Okinawa y Kagoshima (sudoeste de Japón).

El ministerio envió el lunes un equipo de médicos y funcionarios de cuarentena a bordo del crucero y comenzó a realizar tests a 273 tripulantes y pasajeros que se cree que estuvieron en contacto cercano con el ciudadano hongkonés o que presentaban síntomas de posible contagio, explicó Kato, que añadió que próximamente se conocerán más resultados.

 

 


Entre los 2.666 pasajeros hay 1.281 japoneses y ciudadanos de otras 56 nacionalidades. Pidieron a todas las personas a bordo del barco permanecer allí durante 14 días a partir de este miércoles para continuar con los chequeos médicos y observar la evolución de los posibles contagios.

El equipo de médicos enviado al barco realizará pruebas de forma prioritaria a las personas mayores y aquellos con enfermedades crónicas al ser considerados los pacientes con más riesgo en caso de contraer el virus.

Por el momento, Japón impide desde el pasado sábado la entrada en el país de extranjeros que hayan visitado durante las dos semanas anteriores la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, así como de ciudadanos chinos cuyos pasaportes hayan sido expedidos en esa región.