En una jornada marcada por la incertidumbre respecto de los precios de distintas mercaderías, los comercios comodorenses optaron por no vender algunos productos, mientras que otros lo hicieron a riesgo de no conocer exactamente el costo de reposición. En cuanto al dólar, algunos operadores decidieron permanecer cerrados, mientras que si bien hubo pocas operaciones, los precios estuvieron en torno a los $290, según contó un profesional que conoce el sector.

Productos como cubiertas para vehículos o materiales de construcción chocaron hoy contra la falta de referencia de precios en relación al dólar, debido a la volatilidad que hubo en la cotización a lo largo del día.

“Nadie quiere tirar un precio, si no tenemos certeza de nada –contaron desde un comercio dedicado a la venta de neumáticos-. Hoy a la mañana un importador nos aumentó un 20% en un abrir y cerrar de ojos. Si ya veníamos de un panorama complejo, donde había poca mercadería, ahora es más complejo aún, ante la duda de qué va a pasar mañana con la cotización del dólar”.

Desde otro comercio comentaron que “los proveedores no nos dan precio, pero si nos dan el precio que había el viernes pasado, no está la mercadería, lo que en la práctica es exactamente lo mismo”.

La situación se replicó en varios sectores, con mayor incidencia de lo que refiere a importaciones, como pueden ser los insumos de informática, como los de menor dependencia del mercado externo.

“La palabra es incertidumbre –añadió, por su parte, un integrante de la Cámara de Comercio local, consultado por ADNSUR para este informe-. En muchos rubros no hay referencia de precios. En los casos en que tenemos confianza con el proveedor te dicen: ‘si necesitás la mercadería te la envío, pero solamente con un remito y hacemos la factura en el momento en que tengamos algún valor de referencia”.

Para los comerciantes, la situación no es nueva, porque en realidad el efecto del lunes post renuncia de Guzmán lo que hizo fue profundizar un escenario que ya se venía registrando, a la hora de reponer stock, por las dificultades para reponer mercadería que imponen las restricciones a la importación.

Incertidumbre por el aumento del dólar en los comercios de Comodoro. (Archivo)
Incertidumbre por el aumento del dólar en los comercios de Comodoro. (Archivo)

“Esto pasa hasta con rubros prioritarios, como pueden ser los insumos farmacéuticos o medicamentos, que en teoría no deberían tener problema pero lo mismo viene notándose la dificultad para reponer esos stock”, contó uno de los referentes locales.

 También se advirtió que la situación involucra a todo tipo de rubros, ya que “aun cuando se trate de productos de fabricación nacional, la mayoría tiene máquinas o insumos importados, entonces es inevitable que los costos estén atados a la cotización del dólar”.

El dólar, con pocas operaciones y a precio exorbitante

Uno de los operadores del mercado local de dólares contó a esta agencia que ante la incertidumbre, “hoy optamos por no trabajar, al igual que algunos colegas y en línea con lo que pasó en Buenos Aires, donde las casas de cambio tampoco operaron, por lo que fue prácticamente un feriado cambiario, hasta que asuma la ministra”.

Del mismo modo, se explicó que “con tanta volatilidad conviene no operar. En Buenos Aires empezó 280 y terminó en 260, o sea 20 pesos en el transcurso del día. Cuando el mercado está así, con una brecha tan grande, es porque no hay operaciones”.

Otro conocedor del mercado local contó por su parte que “hubo muy pocas operaciones”, al tiempo que precisó que esas ventas se hicieron en torno a los 290 pesos, lo que fue considerado “una locura” que alguien haya pagado ese precio.

Ahora se espera conocer las primeras medidas de la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, en tanto algunas especulaciones realizadas por analistas locales daban cuenta de que podría volver atrás sobre las restricciones a la importación que se profundizaron la semana pasada.

Otra medida que tendrá cambios en relación a lo que había anunciado Martín Guzmán es en la segmentación de tarifas, que se dejaría sin efecto la intención de aplicarla a través de los ingresos mensuales por grupo de hogar, que tenía un piso de 350.000 pesos a partir del que se perdería el beneficio, para volver a aplicar un sistema basado en los barrios de mayor poder adquisitivo de la capital federal y otros puntos del país.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!