El Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia tendrá que analizar dos nuevos proyectos referidos a la creación de dos monumentos en homenaje a Narciso Esponda y Cirilo Fernando.

Una de ellas se ubicaría sobre las intersecciones de calle Belgrano y Avenida San Martín. Mientras que la restante se colocaría en el centro comercial a cielo abierto.

Asimismo, ambas iniciativas proponen que la Municipalidad haga un llamado a un concurso público para el diseño y la construcción de cada estatua, establecimiento de las bases y condiciones. También, se tendrá que hacer cargo de la difusión para que la convocatoria alcance a escultores, artistas e instituciones de la cultura en general, indicó El Patagónico.

“Son dos personas emblemáticas para nuestro Comodoro. Tanto Narciso como Cirilo deben tener un espacio con un banco y una escultura en su homenaje. Esperemos que esto sea una realidad porque lo que significan estas grandes personas”, sostuvo la concejala Alejandra Robledo en la presentación del proyecto

Narciso, una leyenda de Comodoro. Foto: archivo
Narciso, una leyenda de Comodoro. Foto: archivo

“En el caso de Narciso murió en la calle justo donde pido un banco y una escultura y ¿quién no conoce a Cirilo? Esperemos que nos acompañen en el proyecto y que podamos rendirle el homenaje que se merecen”, agregó Robledo.

El día que Narciso Esponda falleció, en mayo de 2005, el Comodoro Rivadavia de antes murió. Con él se fue un icono de la ciudad, una parte de la postal del Centro. ¿Quién no lo vio mirando televisión en alguna vidriera o viendo la gente pasar, en silencio, como siempre estaba?

Para quienes no lo conocieron, Narciso fue un lustrabotas, con casco de acero y barba blanca, que a diario estaba en el centro de Comodoro. Solitario, callado, fue querido por una comunidad que siempre lo respetó.

Cirilo Fernando, cafetero ícono en Comodoro. Foto: archivo
Cirilo Fernando, cafetero ícono en Comodoro. Foto: archivo

Mientras que Cirilo Fernando nació en un paraje cerca de Valcheta, Río Negro, creció en San Antonio Oeste, pero hizo de Comodoro Rivadavia su lugar en el mundo, tanto que hoy una calle lleva su nombre.

Cirilo es un ícono del Comodoro de antes, una leyenda del café carioca que vendió en tribunas, calles y escenarios donde había una multitud.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!