COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  La medida que fue anunciada este martes en conferencia de prensa por el ministro Fabián Puratich fue consensuada por autoridades municipales y provinciales, y apunta a disminuir la circulación de personas en la ciudad, donde ya hay 526 casos activos de Covid-19 y con una crítica situación en el sistema de salud.

Así, se dio marcha atrás con algunas flexibilizaciones y entrarán en vigencia a partir de este miércoles nuevas restricciones en Comodoro y Rada Tilly, durante 14 días. entre ellas, el cierre de gimnasios, salas de danza y baile, junto a la prohibición de actividades culturales, deportivas y religiosas.

Por esto, los propietarios de estos rubros deportivos se movilizaron por el centro de Comodoro, para exhibir su malestar y plantear su punto de vista: que nada cambiará sanitariamente con cerrar los gimnasios, cuando el resto de los rubros permanecen operando y que esta medida sólo los empuja a la quiebra.

Además, decidieron presentarse este miércoles a las 8:30 hs en la Municipalidad, esperando poder dialogar con algún funcionario.

"Cada vez que se piensa en cerrar algo, cierran los gimnasios. ¿Por qué a nosotros?. Que nos expliquen por qué, y vamos a colaborar", expresó una de las propietarias de salas de danza que se manifestó este martes por el centro de la ciudad.

"Nosotros solamente tuvimos los gimnasios abiertos 45 días desde que comenzó la cuarentena en marzo. Y esos 45 días nos sirvieron solamente para llenarnos más de deudas porque hicimos todo el protocolo", enfatizó.

"Es muy arbitrario. Cierran hoy para dentro de un rato. Ni siquiera avisarnos con tiempo, decir para el lunes por ejemplo. Porque nosotros ahora además de todas las deudas que tenemos le tenemos que devolver las cuotas a nuestros alumnos que ahora reclaman que se las devolvamos", explicó.

"Lo que nos queda es darle la llave de nuestras salas a los funcionarios que tienen estas fantásticas ideas y decirles que se queden nuetsros gimnasios y con todas nuestras deudas también", apuntó.

Otra de las manifestantes remarcó que "ya no podemos pagar alquileres, ni sueldos ni impiestos ni nada, estamos a punto de quebrar. Necesitamos seguir trabajando".