Una familia de Comodoro Rivadavia denunció la muerte de su gato  “Toni” durante la 1° Jornada de Tenencia Responsable de perros y gato  que se llevó a cabo el fin de semana pasado en el Predio Ferial, donde se lo castró sin control del peso para la aplicación de la anestesia, según denunciaron sus dueños a través de una nota presentada al municipio.

Y además, cuestionaron que estuvo “más de una hora y media” sin reaccionar sin ningún tipo de control pese a la preocupación y advertencia de sus dueños a los profesionales veterinario en el lugar.

La nota presentada ante el funcionario municipal, Ricardo Gaitán.
La nota presentada ante el funcionario municipal, Ricardo Gaitán.

HABRÍA MUERTO POR UNA ENFERMEDAD PREEXISTENTE

La directora de Veterinaria del municipio de Comodoro, Josefina Ferreira, lamentó lo sucedido con la muerte del gato y dijo a ADNSUR que “Siempre que hay una muerte es difícil seguir trabajando, pero por lo menos con la tranquilidad que se hizo todo en la forma correcta”-

Y reconoció que a veces llegan a castrarse mascotas y hay enfermedades preexistentes que desconocemos, por lo que  lo ideal siempre sería que le hagan un electro, análisis de sangre y radiografía de tórax antes de llevarlos. 

“En el caso particular de Toni, yo se que la familia no había detectado sintomatología de enfermedades. Pero muchas cursan sin sintomatología y se detectan por un análisis de sangre, una radiografía o electro. A veces es recomendable hacerlo”.

Toni murió tras ser sometido a una castración el fin de semana pasado. Foto: archivo
Toni murió tras ser sometido a una castración el fin de semana pasado. Foto: archivo

La profesional descarto que su muerte haya sido producto de una dosis de anestesia superior a la que requería.  “En el caso de los felinos - son muy sensibles al estrés- utilizamos si tiene la conformación de cuatro de kilos, le ponemos para dos o tres kilos, y después evaluamos si necesitan más o no.”.

Y explicó que como se trata de “una cirugía muy cortita, con eso estamos bien y ni bien se castra, se le coloca un reversor de la anestesia. En el caso de Toni, luego de castrado se le colocó antibiótico, analgésico y el reversor de la anestesia. Evidentemente habría alguna enfermedad, algún antecedente o alguna patología oculta que no permitió que se recuperara”.

Ferreira contó que ni bien se detectó que respiraba con dificultad, se procedió a hacer maniobras de reanimación , sin embargo, no respondió a pesar de que durante la  cirugía “no se detectó nada” fuera de lo normal

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!