NEUQUÉN (ADNSUR) – El problema de la superpoblación canina se replica en varias ciudades de la Patagonia, y  presentaba un gran problema en la ciudad de Neuquén, luego de que en octubre del 2018 se confirmara que había 10.400 perros callejeros. A través de un conjunto de medidas, el municipio logró reducir un 25% la cantidad de perros callejeros.

Desde la Municipalidad aseguran que gracias a las campañas más agresivas de adopción y castración. Marcelo Bermúdez, secretario de Coordinación, explicó que se realizó el censo a través de la separación de barrios en cuadrículas, eligieron algunas y realizaron un conteo. Así, pudieron determinar que hay unos 7700 perros sueltos o sin dueño, lo que representa una disminución del 25 por ciento con respecto al 2018.

"El porcentaje coincide también con el crecimiento que tuvimos en las castraciones", sostuvo Bermúdez, quien además indicó que "tuvimos un nivel récord de castraciones, con unas 10 mil en total, y este año, hasta octubre ya contábamos con 11 mil".

El funcionario atribuyó estas cifras positivas a un cambio de políticas públicas que se diseñó específicamente para reducir la población canina. La estrategia más agresiva fue fomentar las adopciones, que premiaba a los vecinos que se llevaran a los animales de Zoonosis, a quienes les regalaban alimentos y correa para pasearlos.

 

 

Asimismo, explicó que se mejoró la articulación con asociaciones protectoras de animales para coordinar eventos de castración masiva en donde se llegaron a hacer entre 100 y 150 operaciones en un solo día. A esas cirugías se sumaron las que se practican en los cuatro quirófanos fijos que tiene el Municipio y un espacio móvil, indicó La Mañana Neuquén.

También se llevó a cabo una campaña de concientización que llegó a las comisiones vecinales y a las escuelas, con más de 1400 alumnos involucrados. Sin embargo, gran parte de los perros que se encuentran sueltos en las calles son animales que en realidad tienen un dueño, pero que no viven en espacios cerrados o son soltados por sus propietarios para que estén en las calles.

Bermúdez insistió en que el cuidado responsable de las mascotas exige un cambio cultural "que no se da de un día para el otro" y que requiere de una concientización constante, por lo que sugirió que es necesario que la nueva gestión municipal continúe con este tipo de políticas para reducir aún más la población de perros callejeros.