CAPITAL FEDERAL - Cocinar con los chicos es una tarea que los entretiene y los alimenta. Todavía quedan algunos días del receso invernal, pero cada vez menos dinero en los bolsillos de los padres. Una buena alternativa para entretenerlos es cocinar con ellos. Recetas fáciles y divertidas para hacer en familia.

Para lograr la completa atención de los cocineritos es importante buscar recetas simples donde el producto final se pueda obtener dentro de la hora de preparación, para que los peques no se aburran y puedan degustar rápidamente de sus creaciones.

Hay que presentarles algunas opciones de recetas fáciles y dejar que opinen y sean ellos quienes tomen la decisión final. De esta manera comenzarán la actividad con más entusiasmo que si la decisión es sólo de los adultos. Hay que dejarlos que prueben, que toquen, que se manchen y que huelan. No debemos tener temor de dejarlos que rompan un huevo, que sean ellos los que vuelquen la harina o los líquidos. Siempre guiarlos en su trabajo y dejar que la práctica les enseñe a ser más cuidadosos.

Waffles de mil sabores

Mezclar 500 gramos de harina leudante, 500 gramos de harina integral, una pizca de sal y una cucharadita de polvo leudante.

Por otra parte, batir 3 huevos con extracto de vainilla y 10 gramos de azúcar (Lekerman prefiere de Mascabo).

Unir ambas preparaciones y añadir medio litro de leche. Mezclar hasta lograr la consistencia deseada.

Colocar en una wafflera o hacerlos en una sartén. Retirar cuando estén dorados.

Complementos: Se le puede agregar banana con chocolate y coco, frutas asadas con crumble, queso blanco con grajeas de colores, frutas secas con miel y semillitas… ¡a crear juntos en familia!

Rinde aproximadamente unas veinte unidades.

Galletitas rústicas de algarroba

En un bol batir 2 huevos, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 120 gramos de azúcar de mascabo y 95 cc de aceite de coco.

Incorporar 250 gramos de harina integral tamizada, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 100 gramos de harina de algarroba.

Formar la masa con las manos y taparla con repasador o papel film. Llevar a la heladera por treinta minutos. Sacar bollitos con las manos e ir formando galletitas de la forma que más nos guste. Disponerlas en una placa de silicona o directamente en fuente con un chorrito de aceite para que no se peguen. Cocinarlas unos ocho minutos en horno precalentado y a 180°. Retirar y dejar enfriar en rejilla durante 5 minutos.

Chipá facilísimos

Precalentar el horno en medio fuerte. Enmantecar una placa. Colocar en la procesadora 2 tazas de queso Gouda y Parmesano rallados, 1 taza de fécula de mandioca, ½ cucharada de sal rosada (o la que tengan en sus casas) y 1 cucharadita de polvo de hornear. Mezclar hasta que el queso esté completamente desintegrado.

Agregar 1 huevo grande y 3 cucharadas de leche hasta que se forme un bollo de masa.

Llevar a mesada con un poco de semolín (o harina de arroz). Formar un chorizo largo y cortar en porciones. Con la palma de la mano armar bollitos y colocarlos en la placa enmantecada. Llevar al horno precalentado y dejarlos hasta que estén suavemente dorados. Retirar y disfrutar.

Mini albóndigas en pan de pancho

Las albóndigas: Picar 3 cebollas y rehogarlas en oliva. Salpimentar. Cocinar a fuego bajo hasta que tomen color dorado. Mezclar 500 gramos de carne picada, con 2 dientes de ajo y perejil picado. Condimentar con sal, pimienta, orégano, pimentón y ají molido. Amasar y formar bolas. Reservar en frío.

La salsa: En una olla, dorar las albóndigas en un poco de aceite. Retirarlas y ahí mismo rehogar 2 cebollas con 2 dientes de ajo picado, sal y pimienta. Agregar 2 cucharadas de extracto de tomate, revolver y luego volver a incorporar las albóndigas, agregar1 litro de tomate triturado, 1 litro de caldo, hojas de laurel y condimentos a gusto. Cocinar por 40 minutos. Servir las albóndigas dentro de panes de pancho.

Fuente: Clarín