COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La producción petrolera de Chubut creció entre enero y mayo de este año un 3% en relación a igual período del año pasado, consolidando una tendencia de recupero de volúmenes de producción que había marcado su punto más bajo en el año 2017. La diferencia es de alrededor de 600.000 barriles más producidos en la primera parte de este año. En ese lapso, la producción fue de 3,6 millones de metros cúbicos, equivalente unos 22,6 millones de barriles.

La producción de crudo en la provincia sigue reflejando una curva de ascenso, luego de que en 2018 había acumulado una suba superior al 6%. Ahora, con datos actualizados a casi la primera mitad de este año, la tendencia positiva se confirma, aunque con un ritmo menos acelerado.

Es que el año pasado la suba fue en relación al 2017, que en términos históricos fue el de menor producción de los últimos 10 años, ya que a los efectos de la menor actividad por la baja del precio internacional del crudo, se habían sumado los problemas provocados por el temporal de lluvia en abril y las nevadas de junio.

Así, si hoy se compara la producción de crudo contra los primeros 5 meses de 2017, la mejora es del doble que la comparación con 2018.

El ritmo de actividad de 2019 se podría ver intensificado con los anuncios recientemente formulados, con la incorporación de un equipo perforador adicional por parte de Tecpetrol, a fin de elevar la producción en El Torillo, que fue una de las áreas de mayor declinación en los últimos años.   

Santa Cruz sigue creciendo en la cuenca Austral

Al considerar la cuenca San Jorge, el flanco norte santacruceño continúa con números negativos, aunque el rasgo positivo es que al menos este año esa caída se ve atenuada al compararse con el año anterior. Entre enero y mayo de este año se extrajeron en Santa Cruz 2,2 millones de metros cúbicos de petróleo, es decir alrededor de 13,8 millones de barriles, acumulados en el período de 5 meses.

Esa marca resulta levemente inferior al volumen del mismo lapso de 2018, en alrededor de 67.000 metros cúbicos menos (una pérdida de 420.000 barriles), lo que resulta en una merma del 3%. Si bien la curva sigue siendo negativa, resulta bastante inferior al balance final del año pasado, cuando se había sostenido un ritmo de disminución del 7%.

Los datos más que positivos de Santa Cruz provienen desde la cuenca Austral: la producción de petróleo creció un 43% en el período de referencia, con 415.000 barriles adicionales. La mejor performance en el sur santacruceño la sigue aportando la producción gasífera, con un crecimiento sostenido que este año alcanzó un 37%, llegando a los 8 millones de metros cúbicos diarios de gas, concatenando un salto que el año anterior había rozado el 50%.