Este jueves, el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires prohibió el lenguaje inclusivo en las escuelas de su jurisdicción ya que lo consideran "obstáculo" para la educación.

La medida rige tanto para contenidos educativos como para interacciones docentes alumnos y/o comunicados oficiales. De esta forma, ordenaron que no se usen más expresiones con la “e”, la “x” y el “@”.

La medida del Gobierno de la Ciudad alcanza a las escuelas públicas las privadas y a los tres niveles obligatorios, que son inicial, primaria y secundaria.

“Establézcase que en el ejercicio de sus funciones, los/as docentes deberán desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”, ordena la norma.

Ya rige la medida en la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Infobae
Ya rige la medida en la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Infobae

La semana pasada, la cartera educativa presentó los resultados de dos evaluaciones -FEPBA y TESBA- que se tomaron en séptimo grado y tercer año. Los resultados no fueron buenos, en especial en comprensión de textos, área en la que se produjo un retroceso de casi 4 años. La regulación del lenguaje inclusivo, dicen, se enmarca dentro de un paquete de medidas para mejorar la alfabetización y comprensión de los chicos, entre los que destacan la extensión del calendario escolar, el cambio en el método de enseñanza de lengua y un nuevo plan de fluidez lectora, indicó Infobae.

Soledad Acuña, ministra de Educación, aseguró que la presencia del lenguaje inclusivo en las escuelas no es marginal, sino que representan “ambientes alfabetizadores que, en lugar de reforzar la adquisición del lenguaje, generan confusión”.

Dentro de los fundamentos de la resolución, citan a la Academia Argentina de Letras que recomienda que se “preserve la enseñanza de la lengua en todos los niveles educativos si se desea que los alumnos escriban con cierta fluidez y corrección y, sobre todo, comprendan lo que lean y escriban”. Del mismo modo, la Real Academia Española sostiene que las expresiones inclusivas son ajenas a la “morfología del idioma”.

De la mano con la norma, el ministerio distribuyó entre las escuelas una guía destinada a cada nivel para que los docentes y directivos tengan un marco de referencia a la hora de trabajar la inclusión desde el lenguaje. Allí recomiendan, por ejemplo, que en vez de “chiques” se diga “los chicos y las chicas” o referirse a “las familias” en lugar de “los padres”.

Hasta el momento, ninguna jurisdicción a nivel nacional había regulado el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas. No obstante, en las redes sociales se hicieron eco de la noticia, generando indignación entre los usuarios. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!