Este pasado miércoles se conoció un caso "único y excepcional" de curación funcional del sida. La "paciente Barcelona" es una mujer portadora de VIH que lleva más de 15 años controlando el virus sin tomar medicamentos.

Si bien no se divulgó la identidad de la paciente ni edad para proteger su anonimato, el estudio realizado por un equipo liderado por médicos del Hospital Clínic de Barcelona será presentado esta semana en la 24ª edición de la Conferencia Internacional del Sida en Montreal (Canadá).

La bautizada como "paciente Barcelona" afronta una curación funcional, o sea, sigue teniendo el virus pero su sistema inmunitario puede controlar absolutamente la replicación quince años después de haber dejado el tratamiento.

En 2006, la mujer había sido diagnosticada en el estadio de infección aguda por el VIH -la más temprana- y fue incluida en un ensayo clínico con tratamiento antirretroviral durante nueve meses y diversas intervenciones con un inmunosupresor, la ciclosporina A. El tratamiento antirretroviral, el estándar para controlar el sida, es efectivo para suprimir la replicación viral dentro del cuerpo y bloquea la transmisión a otras personas, con lo que el paciente logra un nivel tan reducido en sangre del VIH que pasa a ser indetectable en un análisis convencional.

Pero el VIH persiste en reservorios, de manera que, si se suspende la terapia, tiene capacidad de replicarse y puede volver a atacar al paciente. Sin embargo, un grupo muy reducido de personas, como "la paciente Barcelona", son "controladores postratamiento" y, tras dejar la medicación, logran mantener cargas virales indetectables.

A partir de ahora, el objetivo es descifrar con todo detalle el modelo de éxito del sistema inmunológico de esta paciente para determinar si es posible replicarlo en otros. Esto significaría un gran paso en el control del virus, que afecta a casi 38 millones de personas. El sida -la etapa más avanzada de la infección- mata a 650.000 pacientes cada año.

El jefe de la unidad de VIH del Hospital Clínic, Josep Mallolas, destacó en rueda de prensa que "es excepcional no solo porque hay muy pocas personas con control postratamiento a largo plazo, sino también por el mecanismo de control del VIH, diferente al descrito en pacientes ‘controladores de élite’ y otros casos documentados hasta ahora".

La "paciente Barcelona" no tiene factores genéticos clásicos asociados con el control de la enfermedad ni virus defectuosos. Los investigadores aislaron muestras y comprobaron que su VIH tenía las condiciones para replicarse. Confirmaron que sus linfocitos T son susceptibles a la infección por el VIH, lo que sugiere que otras poblaciones celulares de la sangre bloqueaban la infección y podrían contribuir al control de la enfermedad.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!