COMODORO RIVADAVIA - Natalia María Fernández, es una profesora de biología que llegó hace un año a Comodoro desde la localidad de Paso de los Libres en Corrientes. Comenta que siempre tuvo por costumbre incluir en la currícula de su materia cuestiones que hagan al bienestar de la comunidad como ecología, cuidado y respeto hacia los adultos mayores, entre otras. Dijo que “cuando uno no les muestra la otra cara se mantienen pasivos, pero cuando se les da la oportunidad de investigar es impresionante los debates y resultados que se logran”.

Recordó que cuando propuso el tema muchos de sus alumnos se mostraron molestos diciendo que ellos estaban a favor. La única consigna fue “La pirotecnia como problemática actual” y los alumnos debían investigar con toda libertad acerca del tema para llegar solos a alguna conclusión. 

Comentó la profesora Fernández que “a medida que avanzaban salían temas como incendios, accidentes domésticos, niños autistas además del perjuicio hacia las mascotas. Fue tal el entusiasmo que tomó que se les ocurrió llevar los trabajos y sus mensajes a las calles del centro para compartirlo con la comunidad. Realizaron banderas, afiches, imanes, remeras, algunos nuevas  y otros utilizaban las que tenían en desuso y las pintaban a mano”. 

Agregó que al finalizar el trabajo el 90 % de los alumnos estaban convencidos de decir No a la pirotecnia. 

No todo terminó allí sino que desde la institución acordaron incluir la temática sobre cuidados y naturaleza  en la currícula para el próximo año lectivo y al parecer también se sumaría el colegio en el Deán Funes donde Natalia Fernández también da clases y llevó la propuesta.    

Un extracto de la nota “Fauna Urbana, responsabilidad de todos” explicaba que: “Tanto desde el Estado como desde las organizaciones sostienen que la educación es la vía más sustentable para generar cambios duraderos. Y comparte otro caso inspirador que tiene como escenario una escuela: “Huellitas Solidarias”. Carla Alexandre es docente y dicta clases en el colegio provincial 7715 Néstor Kirchner, del barrio Quirno Costa. 

Armó un taller recreativo que se desarrolla los sábados, dentro del cual los chicos construyen cuchas y acondicionan tachos de agua para salir luego a colocarlos en las veredas para los animales callejeros en el verano. Salen en grupo a identificar escenas de malas y buenas prácticas, sacan fotos, debaten y reflexionan. 

Abordan temas como la castración, la alimentación y el cuidado de las mascotas, planes de vacunación y demás aspectos de la Tenencia Responsable. 

Patricia Calvo, desde Callejeros, compartió con ellos una jornada el año pasado: “Ellos tenían que buscar un tacho de agua, y lo pintaban para que al sol no generara moho. Salían por el barrio con pecheras identificatorias y preguntaban a un vecino si se podía responsabilizar por llenarlo de agua todos los días. Lo ataban a un poste y todas las semanas pasaban a controlar que estuvieran llenos.

Esta docente es un ejemplo. Se movió, armó un proyecto, se lo planteó a su directora, lo llevó a Supervisión de Escuelas. Se puso manos a la obra y está haciendo algo importantísimo: está creando conciencia”. (Extracto Revista DOM)

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!