CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Federación Nacional de Trabajadores Camioneros cerró este miércoles una paritaria semestral con las cámaras que agrupan a las empresas del transporte de cargas (Fadeeac, Faetyl y Catac) que incluye un aumento salarial de 26,5% hasta junio, mes en el que se reabrirán las conversaciones. Si se considera el incremento del último semestre de 2019, que fue de 23%, el gremio dirigido por Hugo Moyano consiguió una suba anual de 49,5%, sin contar el bono de $20.000 acordado a fin del año pasado.

El convenio prevé el incremento porcentual escalonado, que se implementará en dos tramos durante los meses de febrero y abril: un 16,5% a liquidar en febrero y otro 10%, en abril.

Asimismo, junto con las remuneraciones de enero, los 200.000 trabajadores del gremio recibirán la suma de $3.000 en concepto del "adicional solidario" dispuesto por el gobierno nacional en el decreto 14/2020. A partir de febrero, monto quedará absorbido por el incremento acordado en la paritaria.

El convenio será presentado este jueves por la mañana en la sede del Ministerio de Trabajo y, según fuentes del organismo, se procederá a la homologación de la paritaria camionera con la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (Fadeeac), la Federación Argentina de Empresas de Transporte y Logística (Faetyl) y la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac).

Este acuerdo se suma al bono de $20.000 que negoció Moyano a fin de año, pagadero en cuatro cuotas, que le generó roces no solo con sus pares gremialistas, a quienes les enrostró que era "un error" no exigir un bono, sino también con el Gobierno, que pidió moderación en las demandas salariales.

El gremialista, que siempre sostuvo que las paritarias "son libres y sin techo", arrancó con un reclamo del 33% de aumento para el primer semestre del año, sin sumas fijas de anticipo, pero los empresarios rechazaron ese porcentaje. La semana pasada, el gremio bajó sus pretensiones hasta llegar al 28%, para finalmente acordar en un 26,5% para los próximos seis meses.

Tal como destaca La Nación, de esta manera, Moyano logra una mejora del 49,5% en un año, que se aproxima a la inflación del 53,8% de 2019, pero se aleja del pedido de postergación de las paritarias y de moderación que había formulado Alberto Fernández a los gremios aliados.