Ante el fallcimiento en las últimas horas de una nena de 8 años, que residía en la comuna rural del Cerro Centinela tras contrar Hantavirus, el Ministro de Salud, Fabián Puratich,conversó con medios provinciales y dio detalles sobre las investigaciones recientes en relación al tratamiento de la enfermedad.

“En la Provincia estamos haciendo una investigación con un antiviral llamado Ribavirina que hasta ahora ha tenido muy buenos resultados”, señaló Puratich respecto al tratamiento de los casos de Hanta en diálogo con Radio 3.

Sin embargo, resaltó que “como la cantidad de casos es muy poca, para terminar de desarrollar el trabajo científico va a tardar mucho tiempo -pero, insistió- hasta ahora los resultados que se tienen con la utilización de este antiviral en los primeros síntomas del Hanta han sido muy positivos”.

En ese marco, remarcó que como “es muy escaso el número de pacientes”, se está trabajando con la vecina Provincia de Río Negro y destacó que la importancia radica en "el momento en que llega el paciente, si es en la etapa inicial o cuando está avanzada la enfermedad”.

Por otra parte, se refirió al diagnóstico de la enfermedad, destacando que esto se hace en Esquel y ya no mediante el envío al Instituto Malbrán. “Después del brote de 2018 compramos el equipo para llevar adelante el diagnostico”, informó.

El titular de la cartera sanitaria provincial explicó que “se demoró para poder hacer el diagnostico rápidamente porque los primeros 10 casos tienen que ser cotejados con el Malbrán para corroborar que se está haciendo perfecto”.

Pero, “a principios del año recibimos la certificación del Malbrán y el hospital de Esquel está validado para hacer el diagnóstico porque se habían enviado las 10 muestras y fueron de 100% coincidentes con el Malbrán”.

Por último, sobre el fallecimiento de una niña en los últimos días expresó “uno nunca está preparado para que pasen estas casas con los niños, 8 años, una evolución muy rápida y tórpida, es una situación que nos conmueve a todos”.

Para finalizar, explicó que debido a la variedad “Andes” que hay en la región cordillera, y que posee la capacidad de contagio de persona a persona, “lo que se inició fue el estudio epidemiológico, el trabajo en terreno y el aislamiento de los contactos estrechos -recordando que- son 45 días, que es lo que dura la incubación de la enfermedad”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!