SANTA CRUZ (ADNSUR) - El Gobierno de Santa Cruz habilitó el funcionamiento de casinos y salas tragamonedas en seis localidades de la provincia tras haber permanecido cerrados durante la emergencia sanitaria por el coronavirus. 

Mediante la Resolución 1144, firmada por el ministro de Salud y Ambiente, se aprobó el protocolo de funcionamiento para su reapertura; el uso de tapaboca, la desinfección de slot tras el uso de cada cliente, distanciamiento de dos metros entre personas y medición de temperatura son algunos de los requisitos.

La norma aprueba el protocolo de funcionamiento, mientras dure el periodo de distanciamiento social, para casinos de Río Gallegos, Caleta Olivia y El Calafate y salas de máquinas tragamonedas en Pico Truncado, Las Heras y Puerto Deseado.

Qué dice la resolución

El documento establece que Casino Club deberá conformar un comité de crisis integrado por el gerente general y los gerentes de operaciones, recursos humanos, mantenimiento, marketing y personal de seguridad e higiene además del Departamento Legal, con reuniones periódicas y tomando las medidas necesarias en razón de la evolución de la situación sanitaria.

Para su apertura habrá normas específicas para el personal y el público. Entre ellas, instalación de cartelería informativa, restricción del ingreso al público hasta un 50 % de la capacidad permitida, distanciamiento físico de dos metros entre personas, demarcación de pisos en espacios de permanencia, uso obligatorio de tapaboca, instalación de estaciones sanitarias, permanentes procedimientos de limpieza y medición de temperatura mediante termómetros.

Las máquinas tragamonedas estarán habilitadas en forma alternada, debiendo retirar las butacas de las maquinas apagadas y ser desinfectadas una vez finalizada la participación de cada cliente.

En cuanto a juegos tradicionales como ruletas, craps o black jack y póker se limitará la cantidad de apostadores por mesa y se realizara la desinfección de las mesas cada 20 minutos, y 30 en algunos casos. Para los juegos que aplica, los dados deberán ser higienizados previos a su entrega al apostador.

En el sector de gastronomía se permitirá solo dos personas por mesa y para el funcionamiento general se establece que, el trabajo se desarrollará con una dotación mínima de personal diagramado por turnos.