CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Según anunció el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, desde este viernes los precios de las naftas y el gasoil aumentaron entre un 4,5% y 5% en todo el país. El incremento incluye el traslado a precios del aumento del impuesto a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono del 6,7% dispuesto por la Administración Federal de Ingreso Públicos (AFIP). Adicionalmente se dispondrá de un aumento de hasta 3% para todas las naftas y gasoil comercializadas en el país que se aplicará a partir de julio.

Aumentó la nafta y hubo largas colas en las estaciones de Comodoro

"Los productores de petróleo crudo acompañarán este esfuerzo limitando los precios de la compraventa de su producción en el mercado interno durante mayo, junio y julio del corriente año. Dicha limitación será motivo de un acuerdo a suscribir entre las partes", expresó el Ministerio de Energía en un comunicado.

La cartera que conduce Juan José Aranguren comunicó que "como consecuencia de las negociaciones encaradas con los productores y refinadores de petróleo crudo y comercializadores de naftas y gasoil en el país, para morigerar el impacto en los precios finales de estos combustibles del incremento de costos de la industria, particularmente el precio del crudo de referencia internacional Brent, la tasa de cambio y el costo de los biocombustibles, adicionalmente a la suspensión ya implementada de los aumentos de precios durante mayo, se limitará el traslado a precios de los mismos durante los meses de junio y julio del corriente año".

Según informó La Nación, el jueves por la noche, Shell envió un comunicado con sus nuevos precios. De esta forma, la nafta super pasó de $25,79 a $27,08; la nafta premium, de $29,98 a $31,48; el diésel, de $22,56 a $23,58, y el diésel premium, de $26,47 a $27,66.

El Acuerdo de Estabilidad de Precios con Cuenta Compensatoria firmado el 8 de mayo pasado con las empresas YPF, Shell Capsa y Pan American Energy LLC Sucursal Argentina (y toda otra empresa que haya adherido o adhiera) fue reformulado teniendo en cuenta los términos pactados. El Ministerio de Energía anticipó que "en los próximos dos meses continuaremos monitoreando la evolución del mercado para evaluar la continuidad de este acuerdo, su eventual modificación y/o efectuar las compensaciones que el mismo requiera".

El petróleo se paga en pesos, pero toma como referencia el tipo de cambio, por lo tanto, cada vez que hay una devaluación las petroleras tienen que desembolsar más pesos para comprar el petróleo que necesitan. Del precio de las naftas, el 80% se explica por el costo del crudo que aumentó su valor a nivel internacional, debido a la inquietud que generó en los mercados los potenciales efectos de las sanciones de Estados Unidos sobre Irán, y porque los países exportadores llevan 17 meses aplicando un estricto plan de recorte del suministro.

A las causas externas se suma en la Argentina la fuerte devaluación del peso de más del 20% en el último mes. Todos estos efectos se combinaron para desbaratar los planes oficiales del congelamiento de precios. En agosto pasado, el Gobierno había anunciado la liberalización del mercado de combustibles a partir de 2018, por primera vez en 16 años. Tres meses después se decidió adelantar la liberación del precio a merced del mercado, cuando la brecha entre el precio internacional y el crudo local se redujo de US$25 a US$4 por barril.

La reducción paulatina de esa brecha implicó la eliminación progresiva del barril criollo, que contempló un precio sostén interno reconocido a las productoras locales para evitar un desplome de la inversión. Lo que nadie pudo predecir es que, meses después, el precio internacional del barril iba a subir tanto, tan de golpe.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!