BUENOS AIRES (ADNSUR) - Si bien en nuestro país no hay casos registrados de coronavirus, el Hospital de Ezeiza activó un protocolo interno de prevención. Hasta el momento, esta enfermedad viral originada en la ciudad china de Wuhan, ya dejó un saldo de más de 130 muertos y unos 6 mil infectados en todo el mundo.

Por la cercanía con el Aeropuerto Internacional, el Hospital de Ezeiza estableció un estratégico plan de acción para implementar en caso que la situación así lo requiera. El Dr. Juan Manuel Ciruzzi, director ejecutivo de la clínica médica, dijo que el aislamiento es la primera medida frente a un presunto paciente de coronavirus. De tal forma, es que un área específica del establecimiento fue designada para recibir únicamente a personas que podrían presentar algun síntoma de infección. "De esta manera el hospital puede actuar de manera rápida", agregó.

La sala más cercana a la de terapia intensiva y cuenta con todos los requisitos necesarios para actuar teniendo en cuenta no solo a la persona que está infectada, sino también "a todo el personal, sanitario, el de atención, y el de limpieza", especificó. En ese sentido, también se dispuso una antesala, donde el médico tiene elementos de higiene, barbijos y antiparras, para utilizar antes y después de mantener contacto con el paciente, precisó TN.

Al tratarse de una enfermedad que ataca "fundamentalmente el aparato respiratorio", las habitaciones están acondicionadas con equipos de complejidad para asistencia mecánica en caso que se agrave el estado de salud del enfermo y se requiera un tratamiento más complejo. "Ahí ya se trataría de una etapa de complicación mayor", destaca Ciruzzi. A su vez, en el marco del protocolo también se definió una determinada vía de acceso para el traslado del aeropuerto al hospital, que "fue preparado de manera especial", remarcó Ciruzzi.

En ese sentido, el médico destacó que en otras oportunidades la institución ya atravesó protocolos similares. "El equipamiento lo tenemos por experiencias previas de otras ocasiones". Además, agregó: "Tenemos la capacidad de absorber pacientes y para estos casos estamos preparados".

Por otra parte, respecto al brote que mantiene en vilo al mundo, el ministro de Salud, Gines González, advirtió que aunque “nunca uno puede estar tranquilo, el riesgo es lejano". En esa línea, explicó que la propia Organización Mundial de la Salud no decretó la emergencia mundial porque considera que no reúne las características de que se tienen que comprobar. "Igual, estamos todos en alerta”, manifestó.