CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El Ministerio de Salud de Río Negro aprobó este miércoles el protocolo para el "acompañamiento en el final de vida" para pacientes terminales con coronavirus o que no hayan sido infectados, en contexto de pandemia "con el fin de disminuir el sufrimiento" que esta enfermedad tiene sobre los pacientes y sus familias. Tal como informó ADNSUR este martes, una diputada de Chubut presentó un proyecto para darles el "último adiós" a pacientes terminales. 


De acuerdo a esta norma, el principal objetivo es lograr que dentro de cada institución las personas que se encuentran en el final de su vida puedan estar acompañadas por algún familiar que hayan elegido para este fin y se pueda promover un alivio emocional del círculo afectivo de esa persona en sus últimos momentos de vida.


Al respecto, la coordinadora provincial del Programa Control de Cáncer y Atención Paliativa y Cronicidad Avanzada, María Coller, explicó que "Río Negro tiene una postura tomada en cuanto al acompañamiento de las personas y es que ningún paciente muera solo, que esté acompañado y que pueda generar algún proceso de despedida con sus familiares cercanos".


"Este es un proceso que se viene pensando desde el inicio de la pandemia y un trabajo que se está comenzando a transversalizar en el contexto diario de todos los hospitales", expresó la médica.


La provincia cuenta desde hace 19 años con equipos de Cuidados Paliativos y desde hace menos tiempo con un programa de Atención Paliativa y Cronicidad Avanzada, dependiente de la Coordinación de Control de Cáncer del Ministerio de Salud.


"Y que, teniendo en cuenta el contexto de pandemia, desde la cartera sanitaria se trabajó para horizontalizar el programa con todos los profesionales que atienden a pacientes con Covid-19 en el acompañamiento en el transito final de la vida", aseveró la coordinadora.


Dentro de las preferencias del paciente, podrán ser acompañantes todas aquellas personas que tengan entre 18 y 60 años, gocen de buena salud en general y no cuenten con factores de riesgo.


Además, se debe firmar un consentimiento informado donde se aclare el riesgo potencial y quedan impedidas de ser acompañantes todas las embarazadas.