RADA TILLY -  Este jueves por la tarde una foca leopardo apareció sobre la arena de la playa radatillense. Como ocurre cada vez que algún se nota la presencia de animal marino, desde el Área Protegida Punta del Marqués piden que no sea molestado, recordando que la playa es parte de su hábitat natural y que muchas veces deben salir a descansar. 

Por eso, solicitan a los vecinos que no se acerquen ni los toquen, y que por supuesto tampoco permitan que se les acerquen mascotas.

Tampoco hay que tratar de llevarlos al mar o bloquearles el paso hacia el agua.

 

 

La foca leopardo -o leopardo marino- es un mamífero marino grande y musculoso; su espalda y cabeza son de color gris oscuro y su vientre es gris claro. La parte ventral de su cuello es blanquecina con puntos negros que le dan el nombre y que se extienden por el pecho. Su cabeza es cuneiforme, su hocico, rasgado, y su cuello, relativamente largo. Su tórax es ancho y largo, y en su cintura escapular se articulan aletas pectorales potentes y relativamente largas.

Las hembras son generalmente más grandes que los machos; la longitud del cuerpo de estos alcanza entre 3 y 3,8 m, y el peso hasta 320 kg, en tanto las hembras alcanzan de 3,5 hasta 4 m de longitud y un peso de 500 a 600 kg.

Vive en las aguas frías y las costas alrededor de la Antártida. Durante el verano caza entre la banquisa. En el invierno emigra a las islas subantárticas y ocasionalmente al sur de Australia, Sudáfrica, islas Cook, Argentina, Chile y Brasil.

Consume todas las presas que quepan en su boca, como calamares, peces, huevos y carroña. También atacan a pingüinos bajo el agua y a las crías de otras focas, especialmente a las focas cangrejeras, siendo este uno de los pocos casos de pinnípedos que ataquen a otros con fines alimenticios. El pingüino emperador suele ser la presa principal de los grandes ejemplares.