UGANDA (ADNSUR) - Joe Rwamirama (48) vive en Kampala, Uganda. Allí sus vecinos lo reconocen como un verdadero héroe, ya que aseguran que sus flatulencias terminaron con los mosquitos a 6 millas a la redonda. Por tal motivo, su pueblo no ha registrado casos de malaria, enfermedad contagiada por dichos insectos. Incluso, según precisan en el pueblo, una empresa de fabricación lo contrató para ayudar a desarrollar un nuevo repelente.

A Joe sus vecinos lo quieren y respetan, ya que lo que en otro lugar podría ser una causa de aislamiento social o desgracia, para ellos es la solución a una enfermedad mortal, publicó Radio Mitre.

Un vecino de Joe aseguró que toda la ciudad sabe de él: “Es conocido como el hombre que puede matar mosquitos con sus flatulencias“, indicó. Además, expuso que cuando él está cerca tienen la seguridad de que no habrá insectos. “Es respetuoso con las personas que lo rodean y solo lo hace cuando hay mosquitos que traen la malaria. Sus gases se deshacen de esta enfermedad”, aclaró el poblador de la zona.

Cuando la noticia trascendió las fronteras de Kampala, Joe tuvo que salir a dar explicaciones para los curiosos que querían saber más sobre su alimentación. “Como comida común como todos los demás, pero ningún insecto se puede acercar a mí, ni siquiera una mosca”, explicó el ugandés.

Asimismo, señaló que el olor de sus gases no son diferentes a otros, pero aparentemente alguna composición que hace su cuerpo las convierte en un repelente para mosquitos. “Huelo como un hombre normal y me baño a diario. Mis flatulencias son como todos los demás, solo son peligrosas para los insectos pequeños y especialmente para los mosquitos”, aclaró.